El frío amenaza a más de 700.000 niños en el este de Ucrania este invierno

UNICEF advierte de que las vidas de unos 700.000 niños y de la población en general están en riesgo si no se repara de manera urgente la red de agua en las regiones afectadas por el conflicto en Ucrania.

Los sistemas de calefacción centrales en las provincias orientales de Donetsk y Luhansk dependen del agua, pero el conflicto ha dañado las tuberías y la infraestructura, y los escombros de los puentes que han sido destruidos están impidiendo el flujo del agua. Esto incrementa las posibilidades de congelación, que podrían llevar a una parada del sistema que afectaría al suministro de agua, calefacción y electricidad, dejando a los niños y adultos sin calefacción en unas condiciones de frío extremo.

“Tenemos que hacer todo lo que podamos para proteger a los niños más vulnerables durante los meses de invierno,” dijo Giovanna Barberis, representante de UNICEF en Ucrania. “Esto significa que debemos garantizar el acceso humanitario a las zonas donde las infraestructuras están dañadas y repararlas. Es inimaginable pensar ni siquiera en una sola familia sin calefacción en esta época del año”, añadió.

Hay un precedente de fallo en los sistemas centrales de calefacción en Ucrania. En 2006, en el pueblo de Alchevsk, en la provincia de Luhansk, el equipo se congeló y se rompió. Hubo que evacuar a la mayoría de sus 120.000 habitantes.

“La realidad es que necesitamos reparar inmediatamente las infraestructuras de agua dañadas en Luhansk y Donetsk”, dijo William Fellows, responsable de la sección de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF Ucrania. “No solo porque la vida de las personas, debido a los daños en la infraestructura, está en peligro por la falta de agua para beber o para la calefacción, sino también porque el tiempo y los costes de reiniciar el sistema tras un fallo podrían ser enormes,”  afirmó.

El personal de las autoridades competentes sobre el agua y de las organizaciones humanitarias  ya está arriesgando su vida para mantener el suministro de agua. La presencia de minas, restos de explosivos de la guerra y municiones no explotadas dificultan los esfuerzos para realizar las reparaciones de forma segura.

Todavía hay restricciones en el acceso a las áreas no controladas por el gobierno, establecidas por las autoridades de facto en la provincia de Donetsk. Además, el corte de los servicios sociales y beneficios por parte del gobierno de Ucrania a los habitantes de esas zonas afectará negativamente a las familias y su uso de los servicios.

Si los sistemas centrales de calefacción fallan, la opción sería calefactores eléctricos y estufas de carbón. Sin embargo, si cientos de miles de personas dependen de electricidad adicional se añadiría más presión al sistema en un momento en el que la generación de electricidad ya estaría afectada por las limitaciones de agua, por lo que podría producirse una sobrecarga. Escuelas, guarderías, residencias de ancianos y centros médicos podrían también tener graves problemas para continuar operando.

UNICEF hace un llamamiento para garantizar el acceso humanitario seguro a las áreas no controladas por el gobierno en Ucrania oriental y proporcionar suministros vitales a los niños, eliminar la munición no explotada y reparar de manera urgente la infraestructura para que los sistemas de suministro de agua, alcantarillado y calefacción sigan funcionando.

Materiales audiovisuales disponibles en: http://uni.cf/1PEo71b   

Más información:

Christophe Boulierac, UNICEF Ginebra, +41 79 963 92 44, cboulierac@unicef.org

Kristen Elsby, +41 22 909 5286, +41 79 938 8273, kelsby@unicef.org

Veronika Vashchenko, UNICEF Kyiv, +38 044 254 2439, vvashchenko@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051, bvicente@unicef.es