Declaración del director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, con motivo del 50º aniversario de la obtención del Premio Nobel de la Paz por parte de UNICEF

“Cuando el segundo director ejecutivo de UNICEF, Henry Labouisse, aceptó el Premio Nobel de la Paz en nombre de UNICEF en 1965, afirmó que ‘el bienestar de los niños de hoy está directamente vinculado a la paz del mundo de mañana’. Hoy, en un mundo en creciente agitación, sus palabras aún siguen vigentes. Y nos hablan a todos. 

Mientras un niño nacido en 2015 tiene muchas más probabilidades de sobrevivir y desarrollar su potencial que uno nacido en 1965, hoy el bienestar de muchos niños está amenazado por el conflicto y la crisis, las carencias y las desventajas. Muchos están siendo testigos y viviendo cosas que ningún niño debería afrontar jamás. Y en cada comunidad, demasiados niños están creciendo con privación de todo lo que necesitan para estar sanos y fuertes.
 
Cuando trabajamos para llegar a estos niños – para aliviar su sufrimiento, para ayudarles a crecer y aprender – no estamos solo dándoles una oportunidad de tener un futuro. Les estamos dando la oportunidad de construir un futuro mejor para ellos mismos, sus familias y sus comunidades. Una generación de niños no solo capaces sino también dispuestos a crear sociedades más fuertes, estables y pacíficas. Una generación renovada, no herida.
 
Cada niño tiene el derecho a la tranquilidad de una infancia normal. UNICEF ha trabajado cada día desde que tuvimos el honor de recibir el Premio Nobel de la Paz, y continuará trabajando para avanzar en los derechos de cada niño, donde quiera que estén. Porque este es el camino más seguro para que la paz sea posible”.
 

Más información:

Najwa Mekki, UNICEF New York, +1212 326 7448, +1917 209 1804, nmekki@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, comunicacion@unicef.es