Declaración de UNICEF por la pérdida de dos trabajadoras en el atentado de Kabul

Hace menos de un año que UNICEF rendía tributo a los compañeros que han perdido la vida por el bien de un futuro mejor para todos los niños, en un acto  conmemorativo en la casa de UNICEF en Nueva York. Hoy, con mucha tristeza e indignación, tenemos que añadir dos nombres más a esa lista de héroes.

Basra Hassan, especialista en Nutrición, y Nasreen Khan, especialista en Salud, murieron en el trágico ataque a un restaurante en Kabul, en la tarde del 17 de enero de 2014. Es difícil medir la profundidad de nuestra conmoción y el dolor al recibir la noticia -y también la magnitud de nuestra indignación por esta violencia sin sentido. 
 
Estas compañeras eran parte del equipo de UNICEF en Afganistán y de toda la comunidad de personal internacional -algunos de los cuales también fallecieron ayer en Kabul- que está dedicada a mejorar las vidas de otros y a construir un mundo mejor y más seguro para todos. Así pues, la pérdida de nuestras colegas no es solo personal, es además una pérdida para esa causa indispensable. Rendimos honor a su sacrificio, y lamentamos profundamente sus muertes.
 
Mientras asumimos el impacto de esta terrible pérdida, las familias de las compañeras caídas nos han pedido respeto a su privacidad en estos momentos difíciles. UNICEF permanece unida en nuestras condolencias y solidaridad con las familias y seres queridos de nuestro personal, y también en nuestra determinación de continuar el trabajo por el que dieron la vida nuestras compañeras.

Más información:

Dailo Alli, jefe de prensa de UNICEF Comité Español, 609160051