Declaración de Hanaa Singer, representante de UNICEF en Siria, sobre el bombardeo a una instalación de tratamiento de agua en Alepo

“En Siria las reglas de la guerra, incluidas las destinadas a proteger las infraestructuras civiles vitales, se siguen rompiendo cada día. El ataque aéreo del pasado jueves contra la planta de tratamiento de agua de Al Khafseh, en la ciudad de Alepo (al norte de Siria) es un ejemplo particularmente alarmante.  

El ataque causó serios daños y cortó los suministros de agua, de los que dependen unos 3,5 millones de personas. Las operaciones de bombeo de agua se han restablecido parcialmente, pero más de 1,4 millones de personas continúan sufriendo interrupciones del suministro.

El centro de Al Khafseh es uno de los más importantes de Siria, y produce una media de 18 millones de litros de agua potable al día. Extrae agua del río Eúfrates y es la única fuente de agua potable para cuatro millones de personas de la provincia de Alepo.

El Derecho Internacional Humanitario protege las infraestructuras civiles y el derecho de los civiles a acceder a los servicios básicos. En consecuencia, UNICEF llama una vez más a todas las partes en conflicto a que cesen los ataques contra instalaciones de agua, sistemas de tratamiento, tuberías, infraestructuras y personal que repara las instalaciones de suministro”. 

Más información:

Juliette Touma, +962-79-867-4628, jtouma@unicef.org

Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es