Ciclón Pam: 82.000 niños necesitan asistencia humanitaria

Ante la grave escasez de fondos, UNICEF hace un nuevo llamamiento para atender a la infancia

UNICEF tiene solo alrededor del 15 por ciento de los fondos que se necesitan para llevar ayuda vital a miles de niños y sus familias después de la devastación causada por el ciclón Pam en Vanuatu y otras islas del Pacífico. La organización ha anunciado este déficit de financiación a la vez que ha hecho un nuevo llamamiento humanitario de 4,8 millones de dólares (4,4 millones de euros), como parte de una petición mayor por valor de 29,9 millones de dólares (27,3 millones de euros), lanzada hoy por Naciones Unidas. 

Alrededor de 82.000 niños –aproximadamente dos tercios de todos los niños de Vanuatu- necesitan asistencia humanitaria.

UNICEF se está centrando en asegurar que los niños y sus familias –así como las comunidades afectadas en Tuvalu, las Islas Salomón y Kiribati- tengan acceso a agua potable, saneamiento e higiene, y a servicios de salud, incluyendo vacunas. UNICEF está proporcionando tratamiento para la diarrea, cuidados a los recién nacidos y suplementos de nutrientes, mientras se protege a los niños de la violencia, la explotación y el abuso.

“Los niños, especialmente los que están en islas difíciles de alcanzar, están en serio peligro ahora”, dice Karen Allen, representante de UNICEF Pacífico. “El acceso a agua segura continúa siendo fundamental, con casi todas las islas en Vanuatu sufriendo graves cortes de agua, mientras que hay un riesgo significativo de enfermedades debido a las inundaciones, un saneamiento pobre y una atención médica limitada”.

“Afortunadamente la preparación ante emergencias, incluyendo los sistemas de alarma y el uso de materiales ligeros en las viviendas, evitó un número mayor de víctimas”, continúa Allen. “Los suministros de ayuda están empezando a llegar a la gente, aunque la logística continúa siendo difícil y cara”.

Las escuelas han reabierto oficialmente hoy; sin embargo, el 80 por ciento de ellas fueron dañadas, 34 utilizadas como centros de evacuación y los alojamientos de los profesores también fueron destruidos. UNICEF está trabajando para garantizar que más de 50.000 niños afectados por el ciclón vuelvan a clase lo antes posible.

Hasta el 23 de marzo, UNICEF había recibido unos 769.000 dólares para la respuesta de emergencia ante el ciclón Pam.

“Hemos comprometido 2,7 millones de dólares en la adquisición y costes de transporte, de los que parte son fondos en préstamos que deben ser reembolsados”, dice Allen. “Los suministros vitales están llegando, pero necesitamos urgentemente más fondos para llegar a más niños que lo necesitan desesperadamente, especialmente en islas remotas”.

La respuesta de ayuda tras el ciclón Pam implica grandes retos logísticos. Kiribati, Islas Salomón, Tuvalu y Vanuatu están formados por numerosas islas (solo Vanuatu tiene 83), lo cual implica altos costes en la obtención y distribución de suministros.

Imágenes y videos disponibles para su descarga (por favor incluir crédito UNICEF):

Nuevas fotos y vídeos:

http://uni.cf/1Eh6Z8J

Últimas historias, incluyendo declaraciones del personal en el terreno:

http://unicefeapro.blogspot.com/

Canal de YouTube de UNICEF Pacífico: https://www.youtube.com/playlist?list=PLKIZuPp2cWuWygdPD48tu039JdFfjKCdJ

Para contribuir al trabajo de UNICEF en esta emergencia:

https://www.unicef.es/cooperacion-internacional/donar-ong/hacer-donacion/fondo-de-emergencias

Por teléfono: 902 31 41 31 (lunes a viernes de 9 a 22 h, sábados de 11 a 17 h.)

Más información:

Alice Clements (Vanuatu), Tel: +678 546 7132, aclements@unicef.org

Andrew Brown (Bangkok), Tel: + 66 2 356 9407 abrown@unicef.org

Rose Foley (New York), Tel: +12123037987 rfoley@unicef.org

Belén de Vicente (UNICEF Comité Español), Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55 bvicente@unicef.es

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.