Ante el creciente número de muertes de niños en el mar, agencias de Naciones Unidas hacen un llamamiento para mejorar la seguridad de los refugiados y migrantes

Nota conjunta de la OIM, UNICEF y ACNUR

Desde septiembre de 2015 se ha ahogado una media de dos niños al día cuando sus familias intentaban cruzar el Mediterráneo. El número de muertes está aumentando, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Por ello estas agencias piden que se mejore la seguridad de quienes huyen del conflicto y de la desesperación.

Desde el pasado mes de septiembre, cuando la trágica muerte del pequeño Aylan Kurdi atrajo la atención del mundo, más de 340 niños, muchos de ellos bebés y niños pequeños, se han ahogado en el Mediterráneo oriental. El número total de niños fallecidos podría ser mayor, según las agencias, ya que sus cuerpos se han perdido en el mar.

“No podemos cerrar los ojos ante la tragedia de tantas vidas jóvenes e inocentes y futuros perdidos, y tampoco podemos dejar de responder a los peligros a los que se enfrentan muchos más niños”, señaló Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF. “Puede que ahora no tengamos la capacidad para poner fin a la desesperación que obliga a tanta gente a intentar cruzar el mar, pero los países pueden y deben cooperar para conseguir que esos viajes tan peligrosos sean más seguros. Nadie pondría a un niño en un barco si existiera otra opción más segura”.

El estrecho del mar Egeo, entre Turquía y Grecia, es una de las rutas más mortíferas del mundo para refugiados y migrantes. Los agitados mares del invierno, la sobrecarga de las embarcaciones y la mala calidad de éstas y de los salvavidas aumentan el riesgo de naufragio, lo que hace que el viaje sea significativamente más peligroso.

“Estas muertes trágicas en el Mediterráneo son intolerables y deben terminar”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados. “Claramente, necesitamos realizar más esfuerzos para combatir el contrabando y el tráfico. Además, como muchos de los niños y adultos que han fallecido intentaban reunirse con sus familiares en Europa, si queremos reducir el número de muertes la prioridad absoluta debe ser organizar maneras de que las personas viajen legalmente y de manera segura, por ejemplo a través de programas de reasentamiento y reunificación familiar”, añadió.

El Secretario General de la ONU ha convocado una reunión de alto nivel, que tendrá lugar el 30 de marzo en Ginebra, sobre la responsabilidad global compartida a través de  canales legales de admisión de los refugiados sirios.

Dado que actualmente los niños representan el 36% del total de personas en tránsito, la posibilidad de que se ahoguen en el mar Egeo cuando cruzan de Turquía a Grecia ha aumentado proporcionalmente. En las primeras seis semanas de 2016 se han ahogado 410 personas de las 80.000 que cruzaban el Mediterráneo oriental. La cifra se ha multiplicado por 35 en relación al año anterior.

“El recuento de vidas no es suficiente. Debemos actuar”, indicó William Lacy Swing, director general de la OIM en Ginebra. “No se trata solo de un problema del Mediterráneo o de Europa. Es una catástrofe humanitaria en potencia que requiere el compromiso del mundo entero. El terremoto de Haití en 2010 no fue problema de un solo hemisferio, al igual que no lo fue el tsunami del sudeste asiático de 2004. Aquellos desastres recibieron una avalancha de ayuda humanitaria. Con esta crisis debe ocurrir lo mismo”.

Para descargar fotos y vídeos:

ftp://video.unicef.es/crisis_mediterraneo/

Usuario: Refcom

Contraseña: uce442087

Nota para los editores:

Sarah Crowe, miembro de UNICEF, se encuentra en la frontera de Grecia y Macedonia, desde donde puede responder a entrevistas. 

Más información:

OIM: Joel Millman jmillman@iom.int +41-79-103-8720

OIM: Leonard Doyle ldoyle@iom.int +41 79 285 7123

ACNUR: William Spindler, spindler@unhcr.org +41 79 217 3011,

UNICEF Comité Español: Belén de Vicente, UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, bvicente@unicef.es