18 meses después del éxodo de Myanmar, los niños rohingya se encuentran en una encrucijada

Los niños rohingya necesitan desesperadamente recibir formación y programas de aprendizaje

18 meses después del éxodo de Myanmar, los niños rohingya se encuentran en una encrucijada

Material audiovisual disponible AQUÍ.

DHAKA, 27 de febrero 2019- Medio millón de niños rohingya viven en Cox’s Bazar –sur de Bangladesh- en condición de refugiados apátridas. Cada vez sienten más ansiedad por su futuro, y son más vulnerables ante la frustración y la desesperación.

El gran esfuerzo humanitario del gobierno de Bangladesh, con apoyo internacional, ha salvado innumerables vidas de niños. Pero no hay una solución viable a la vista para estos niños rohingya, que viven en el asentamiento para refugiados más grande y más saturado del mundo. La gran mayoría se vieron obligados a huir de Myanmar en agosto de 2017.

En Myanmar, la mayor parte de ellos no tiene identidad legal ni ciudadanía. En Bangladesh, los niños no son registrados al nacer, carecen de identidad legal y de estatus de refugiado. Hasta que quienes pueden optar por esa posibilidad vuelvan a Myanmar, los niños rohingya siguen siendo una minoría sin estatus. Esto excluye a los niños del currículo de educación formal, precisamente cuando necesitan desesperadamente adquirir habilidades para poder aspirar al mercado laboral.

“Nuestra obligación como sociedad global es enorme: dar a los niños y jóvenes que el mundo define como ‘apátridas’, la educación y habilidades que necesitan para construirse unas vidas decentes”, explica la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, tras una visita de dos días a a Cox’s Bazar con el enviado del Secretario General Humanitario de Naciones Unidas, Ahmed al Meraikhi.

Los resultados de una encuesta realizada en diciembre de 2018 entre 180.000 niños de 4 a 14 años matriculados en los “Centros de Aprendizaje” de la zona de Cox’s Bazar, muestran hasta qué punto es necesaria la educación. Más del 90% había completado los grados educativos 1 y 2; el 4% estaba en los grados 3 al 5, y el 3% en los grados 6 a 8. A finales de 2018, solo el 3% de rohingyas de entre 15 y 24 años estaba recibiendo educación o formación profesional.

“Debemos acordar entre todos invertir en esta generación de niños rohingya para que puedan dirigir mejor sus vidas hoy y puedan ser una parte constructiva a la hora de reconstruir el tejido social de Myanmar cuando puedan volver”, asegura el doctor Al Meraikhi. “Hoy, sin una identidad legal, están a merced de los traficantes de personas y de drogas”.

UNICEF está ofreciendo para 155.000 niños de entre 4 y 14 años un programa de aprendizaje que va incluyendo progresivamente formación y conocimientos más estructurados y de más calidad. La prioridad en 2019 es llegar a adolescentes más mayores con destrezas fundamentales de alfabetización y matemáticas, y con formación profesional relevante. También habrá un enfoque más fuerte en el apoyo a la comunidad local de acogida en Cox’s Bazar, uno de los distritos más pobres de Bangladesh.

“Este es un trabajo fundamental, pero es solo una de las muchas necesidades. La situación es insostenible”, afirma Fore. “No podemos dejar a una generación de niños y jóvenes rohingya sin la educación y habilidades necesarias para construirse una vida. Si son autosuficientes, sus comunidades también lo serán y florecerán. Con la inversión correcta, los rohingya pueden ser un activo para su comunidad y para el mundo”.

UNICEF Bangladesh hace un llamamiento por valor de 152 millones de dólares (133 millones de euros) en 2019 para proporcionar apoyo fundamental a 685.000 refugiados rohingya y personas de las comunidades de acogida. Hasta la fecha, solo se ha recibido el 29%.

Más información sobre el trabajo de UNICEF con los niños rohingya, AQUÍ.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Para más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: comunicacion@unicef.es