Filipinas: el trabajo de UNICEF 5 meses después del tifón Haiyan

Cinco meses después del paso del tifón Haiyan (Yolanda) por Filipinas, UNICEF continúa trabajando sobre el terreno para reconstruir el país y conseguir cambios reales en las vidas de los 5,5 millones de niños que resultaron afectados.

La respuesta a la emergencia supuso un momento de tremendasolidaridad a todos los niveles. De esta manera, se ha podido evitar que más niños mueran, y protegerles y ayudarles a superar las experiencias traumáticas que han vivido.

El objetivo del trabajo de UNICEF en una emergencia es garantizar que los niños tienen los mismos derechos que en una situación normal, es decir, acceso a servicios básicos de agua y saneamiento, nutrición adecuada y educación, así como asegurar que están protegidos frente a la violencia, abusos o maltratos.

Gracias a todas las colaboraciones y las aportaciones de millones de donantes en distintos países, y de la comunidad internacional, UNICEF ya ha cubierto los fondos necesarios para desarrollar la fase urgente del Plan de Respuesta a las necesidades inmediatas de niños y familias para todo 2014. UNICEF Comité Español ha conseguido 7,6 millones de euros gracias a miles de sociosdonantes y entidades privadas y públicas.

Filipinas: LOGROS CONSEGUIDOS EN 5 MESES

Durante estos 5 meses UNICEF y sus aliados ha respondido a las necesidades de la población en las áreas deprotección, educación,nutrición, salud y agua, saneamiento e higiene con resultadosesperanzadores:

  • Más de 930.000 personas tienen acceso a agua potable y más de 231.000 niños han recibido kits de higiene en las escuelas.
  • Más de 83.000 niños han sido vacunados contra el sarampión y 82.000 contra lapolio.
  • 500.000 niños han accedido a espacios temporales de aprendizaje. UNICEF ha apoyado la campaña de vuelta a la escuela, que empezó en noviembre en algunas escuelas que aún podían utilizarse y continuó de manera masiva el 6 de enero.
  • Se ha analizado el estado nutricional de97.000 niños y no se ha apreciado un aumento significativo de la desnutrición. Se han tomado medidas preventivas, como la distribución de vitamina Apara 55.300 niños.
  • Más de 24.000 niños han recibido apoyo psicosocial en los espacios amigos de la infancia. Asimismo se ha puesto en marcha un mecanismo para la identificación rápida de niños separados de sus familias con el objetivo de reunirles con ellas si fuera posible y, si no lo fuera, tomar las medidas para que el niño esté protegido de malos tratos, abusos y violencia.

La recuperación sólo está empezando, y requerirá inversiones durante varios años para poder reconstruir las comunidades y hacerlas más seguras para los niños.

Pero por encima de todo destacan la alta capacidad del pueblo y del Gobierno filipinos para sobreponerse a lo que supuso el tifón en sus vidas, y para recomenzar su día a día después de la devastación.