Educación en Pakistán: "Quiero que mi hija estudie y tenga un futuro próspero"

Mientras los agricultores trabajan en sus campos en el pueblo de Sheen Patay (Pakistán) las niñas acuden por primera vez, después de mucho tiempo, a su recién renovada escuela, gracias a una campaña promovida por UNICEF. Se trata de un pueblo ubicado en el valle de Swat, en la provincia paquistaní de Khyber Pakhtunkhwa, donde las inundaciones y los conflictos han causado un gran número de víctimas.

"Durante el conflicto, el edificio de la escuela sufrió desperfectos y los padres tuvieron miedo de enviar a las niñas a la escuela. Yo la mantuve abierta, pero la situación estaba muy mal y el número de alumnos matriculados descendió bruscamente", explica la profesora Mussarat Afzal.

En contraste con el frío cortante que hace fuera, el aula recién pintada del interior de la escuela desprende calor y felicidad. En clase, las niñas aprenden la lección de inglés con su profesora.

"Hoy es un día especial", añade la profesora. "Después de casi dos años, éste es el primer día que estamos dando clase dentro del edificio. Hacía ya demasiado frío para tener a las niñas sentadas fuera".

La educación, clave para la reconstrucción

"Estábamos muy preocupados, porque la escuela había sufrido daños y las niñas no podían acudir", explica Dilshad Begum, madre de nueve niños y Presidenta del Consejo de padres y profesores. Su hija de 11 años, Isharat Bibi, es una estudiante de cuarto grado en la escuela.

"Hoy es un día feliz, ya que el edificio está otra vez en uso y, cuando hace frío, las niñas pueden recibir sus clases dentro. Yo no tengo estudios y he tenido una vida muy dura. Quiero que mi hija estudie y tenga un futuro próspero", comenta Begum.

"Me quedé muy triste cuando se cerró la escuela durante el conflicto", recuerda Anmol Javed, una estudiante de 13 años. "Luego, durante las inundaciones, volvieron a cerrarla".

Campaña 'Bienvenidos a la escuela'

El mismo día que se reanudaron las clases, miembros del Consejo de padres y profesores se reunieron con impulsoras sociales femeninas de la Human Resource Development Society (Sociedad para el Desarrollo de los Recursos Humanos), una organización que colabora con UNICEF en la campaña Bienvenidos a la escuela.

La reunión tenía un objetivo fundamental:involucrar a la comunidad local, especialmente a las madres, en el aumento de matriculación escolar de las niñas.

La campaña pretende impulsar el deteriorado sistema educativo del país. El sistema sufrió los daños de los conflictos que han asolado la región y, más recientemente, las consecuencias de las catastróficas inundaciones de julio del pasado año.

Trabajo continuo por la educación

UNICEF es plenamente consciente de que para llevar la normalidad a las aldeas del valle de Swat, como Sheen Patay, es fundamental restablecer la educación en la zona. Hasta ahora, más de 1.000 escuelas primariasestatales se han beneficiado de la iniciativaBienvenidos a la escuela y se han creado900 Consejos de padres y profesores. Además, UNICEF ha respaldado numerosos actos comunitarios para elevar el número de matrículas.