Día Internacional
de la Niña

El Día Internacional de la Niña se celebra cada 11 de octubre y este año se centra en la educación de las niñas como preparación para el mundo laboral.

El hecho de nacer niña o niño determina las oportunidades de una persona para tener acceso a salud, educación y protección. Partir de esta evidencia es clave para abordar la defensa de los derechos de la infancia. Cada 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña para concienciar sobre la situación de las niñas en todo el mundo.

Las mujeres y las niñas siguen sufriendo en todo el mundo desventajas en muchas esferas, como la salud, la educación, la participación política y las oportunidades económicas, enfrentándose día a día a graves amenazas para su bienestar y sus derechos. El matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, el embarazo adolescente o la violencia de género están afectando de manera irreversible a la vida de millones de niñas. Unas vulneraciones de derechos que se recrudecen en contextos de emergencia.

Los derechos y el bienestar de niñas y niños dependen también de los derechos y el bienestar de la mujer. La inversión en la infancia desde una perspectiva de género contribuye a lograr resultados muy positivos para su desarrollo. 

Alcanzar la igualdad de género es una cuestión de derechos humanos y una condición previa para un desarrollo sostenible. Por ello, todas las acciones de UNICEF están diseñadas para contribuir a la igualdad de género.

Dia Niña 2018

Jhuma Akhter, de 14 años, dejó la escuela cuando tenía 8 años para servir a una familia que la maltrató hasta los 11. Regresó a su casa pero siguió trabajando, esta vez repartiendo agua por 6 euros al mes.

Entonces conoció a una voluntaria de UNICEF y Jhuma y su familia entraron en un programa de ayudas en efectivo (2 cuotas anuales de 300 dólares en total).

La joven ha dejado de trabajar, ha vuelto a la escuela, es una de las mejores de su clase y quiere ser doctora de mayor. También acude a un Club de Adolescentes para aprender habilidades sociales.

Día Internacional de la Niña: las niñas, en riesgo

  • Más de 200 millones de niñas y mujeres en el mundo han sufrido la mutilación genital femenina, una terrible práctica que atenta directamente contra los derechos de las niñas y las mujeres.
  • Unos 650 millones de mujeres han contraído matrimonio antes de cumplir los 18 años: 1 de cada 5. Si continúa la tendencia actual, en 2030 serán unos 800 millones y en 2050 unos 1.200 millones.
  • 15 millones de chicas de entre 15 y 19 años han sufrido relaciones sexuales forzadas en el mundo. 
  • La mitad de las niñas de entre 10 y 14 años dedican el doble de tiempo a las tareas domésticas que los chicos de su misma edad.
  • La principal causa de mortalidad en adolescentes de 15 a 19 años son problemas durante el parto, como hemorragias y sepsis.

El trabajo de UNICEF

Cambia la vida de millones de niños en todo el mundo. ¡Hazte socio!

Elige tu aportación mensual

 

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de 9h a 21h y sábados de 11h a 17h | socios@unicef.es

Preguntas frecuentes

Para UNICEF, la igualdad de género implica que las mujeres y los hombres, las niñas y los niños tengan los mismos derechos, los mismos recursos, las mismas oportunidades y la misma protección. Para lograr cambios en materia de igualdad de género es necesario no solo aumentar la sensibilización y fomentar el cambio de conducta, sino también transformar la dinámica de poder que define las normas y las relaciones de género.

UNICEF dispone de una política de género cuyo objetivo es conseguir la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Para que la aplicación de esta política sea efectiva, UNICEF cuenta con un Plan de Acción para la Igualdad entre los Géneros, que especifica cómo promover la igualdad de género en todo el trabajo de la organización, tanto a nivel global como regional y de país.

UNICEF incorpora en sus intervenciones medidas que abordan las desigualdades de género en todos sus programas, de manera transversal. Así, todos los programas desarrollados en las esferas de Salud, Educación, Nutrición, Protección, VIH/SIDA, Agua, saneamiento e higiene e Inclusión social, incluyen indicadores de género que permiten identificar en qué medida el proyecto contribuye a corregir las inequidades por razón de género.

Además, UNICEF ha identificado varias cuestiones específicas de género cuya priorización podría mejorar la vida de millones de niñas: nutrición y salud adolescente, educación secundaria, prevención del matrimonio infantil, violencia de género en emergencias e higiene menstrual.

La implementación de estas estrategias de manera integral permite que niñas y niños crezcan en un entorno más igualitario y con mayores oportunidades para su desarrollo.

Los kits de dignidad son distribuidos entre la población afectada por una situación de emergencia (desastres naturales, conflicto armado, desplazamientos) y contienen artículos higiénicos y sanitarios (como jabón y cepillo dientes, por ejemplo), así como otros artículos adaptados a las necesidades locales de mujeres y niñas: ropa, productos de higiene femenina, etc.

Los kits de dignidad ayudan a las mujeres y niñas a mantener su intimidad, bienestar y salud durante las crisis humanitarias. La preservación de la dignidad es esencial para conservar la autoestima y la confianza, vitales para hacer frente a situaciones humanitarias estresantes.

Los niños varones también sufren amenazas para su bienestar por el hecho de ser niños. En muchas ocasiones a los niños se les asigna el rol de colaborador (o responsable) de la economía familiar desde edades muy tempranas, por lo que pueden verse obligados a abandonar los estudios al llegar a la pubertad.

Durante las situaciones de conflicto, muchos son forzados a combatir o son utilizados para fines de explotación sexual. Además, la asociación de la violencia con la masculinidad pone a un gran número de niños en riesgo de sufrir daños, mientras que millones de ellos crecen interiorizando y perpetuando la cultura de la violencia en la familia y en la vida social y política.

Los hombres y los niños son valiosos aliados en el logro de la igualdad entre los géneros. Objetivos como la paternidad compartida, la prevención del VIH/SIDA, la reducción de los comportamientos de riesgo y la potenciación del papel de las mujeres y las niñas presuponen un cambio en las actitudes, las funciones y las conductas de los hombres. Es preciso que los hombres y los niños participen directamente en sus propios procesos de cambio y transformación.

Por ejemplo, UNICEF desarrolla programas de higiene menstrual en las escuelas involucrando también a los niños. Es fundamental que ellos también conozcan en qué consiste la menstruación, que la normalicen como un proceso natural lejos de prejuicios o estigmatizaciones para las niñas.