Niños rohingya en Bangladesh: el miedo de Yasmin

Ningún niño debería crecer pensando que la vida es una sucesión de tragedias. Pero la vida de Yasmin, como la de miles de niños rohingya en Bangladesh, ha sido cualquier cosa menos fácil. Ahora se enfrenta a una nueva amenaza: el monzón.

Foto Yasmin Bangladesh

18/04/2018

¿Qué puede pensar Yasmin de la vida si un día salió huyendo de la violencia de unos hombres que, con armas y fuego, le echaron de su pueblo matando a la gente a su paso? ¿Qué pensará ahora que vive refugiada desde hace más de un año en un campamento de un país que no es el suyo y en el que apenas hay agua para beber? ¿Qué puede esperar Yasmin del futuro si nadie le puede explicar nada de lo que está pasando?

Para Yasmin, esta niña refugiada rohingya que ves en la foto y que ahora vive junto a miles de personas en un campamento de refugiados de Bangladesh, el nuevo miedo, el terror, es la llegada de la época de ciclones y lluvias torrenciales.

El año pasado, durante el monzón, su hermano pequeño, Arkan, murió de neumonía a causa de la lluvia y el frío. Tenía 4 meses. ¿Cómo no va a pensar Yasmin que la vida es una sucesión de tragedias?

Me aterroriza que vuelvan las tormentas, que se destruyan las casas y volvamos a enfermar. Me da miedo que nuestra tienda se caiga y no tengamos dónde quedarnos. Necesitamos tiendas más fuertes, ropa, agua y comida para sobrevivir", nos cuenta Yasmin asustada.

Y es que, tristemente, los rohingyas que han abandonado Myanmar huyendo de ser asesinados, se van a enfrentar ahora a una emergencia dentro de la emergencia. Las lluvias pueden destruir lo poco que tienen, dejarles sin alimentos, ni agua para beber, y provocarles enfermedades como cólera o diarrea. Lo perderán todo.

Niños rohingya: el trabajo a contra reloj de UNICEF

En UNICEF, ante la llegada de las lluvias, estamos reforzando nuestro trabajo en los campamentos de Bangladesh para ayudar a los refugiados rohingya. Hemos iniciado la tercera ronda de una campaña de vacunación contra la difteria, hemos construido centros para tratar la diarrea y estamos reforzando infraestructuras para evitar que las inundaciones o los deslizamientos de tierra las afecten.

La amenaza de los ciclones hace urgente la protección inmediata de los niños rohingya como Yasmin. En UNICEF hemos estado trabajando para protegerlos desde el inicio del éxodo másivo del pasado mes de agosto. Y ahora, aunque no podemos parar las lluvias, sí podemos evitar que lo vuelvan a perder todo. ¿Nos ayudas?

Alicia Moreno

Responsable de Donantes Particulares y Marketing

Miles de niños rohingya huyen de la violencia. Ayúdanos a salvar sus vidas.

Dona ahora

 

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es

Donar por transferencia bancaria:

Banco Santander ES26 0049 1804 16 2610410756