Día de la Juventud 2020: participación en tiempos de COVID19

El Día Internacional de la Juventud, que se celebra cada 12 de agosto, sirve para celebrar y dar voz a la juventud, sus acciones y sus iniciativas.

Día de la Juventud en 2020

11/08/2020

Este año, bajo el lema El compromiso de la juventud por la acción mundial, el Día Internacional de la Juventud tiene como objeto fomentar el compromiso de los jóvenes a nivel local, nacional y mundial, así como mejorar significativamente su representación y participación en las instituciones políticas oficiales.

¡Especialmente en el actual escenario de COVID-19, los chavales tienen mucho que decir y que hacer! Le cedemos la palabra a Gabriel, Celia y Saray, tres jóvenes de consejos de participación infantil y adolescente en España y que forman parte del Grupo de jóvenes asesores de UNICEF. En estos momentos hay unos 12.328 niños y niñas participando en estos consejos en 277 ciudades amigas de la infancia.

Gabriel, 17 años, Calatayud

En este mundo tan dividido entre blanco o negro, izquierda o derecha, fútbol o baloncesto, frío o calor… una de las pocas cosas que no es objeto de debate es la transitoriedad de nuestras vidas; los niños de hoy seremos los adultos de mañana. Este es uno de los motivos de mayor peso al subrayar la importancia de la opinión juvenil.

No obstante, considero mucho más destacable el hecho de que ya estamos aquí, de que vivimos en el mismo mundo que los adultos, independientemente del poder que tengamos o de las acciones que realicemos. Esta es la razón más significativa a la hora de hablar de por qué es importante prestar atención a las peticiones de la juventud.

Y, aunque esto pueda parecer evidente, desgraciadamente la juventud tiene muy pocas vías de participación real en el “mundo adulto”; la mayor acción es la del voto y eso deja a toda la infancia y parte de la adolescencia fuera de esa oportunidad de participar, siendo que las propuestas de este colectivo son, en su mayoría, realistas, coherentes y adecuadas. 

Actualmente estamos viviendo una situación inesperada, en la cual se han tomado decisiones extraordinarias para afrontar los problemas generados por la crisis del virus COVID-19. Muchas de estas decisiones involucran de lleno a la juventud, pero no se le ha tenido en cuenta a la hora de elaborar un plan. Estoy convencido de que si se nos da una oportunidad de opinar y participar de forma real, daríamos puntos de vista interesantes para afrontar problemas como el del próximo curso lectivo.

Celia, 18 años, Candamo

Según ciertos estudios de diferentes universidades españolas, la juventud es y será el colectivo más afectado por la pandemia, tanto emocional como económicamente. En ellos, altos porcentajes de la población joven encuestada presentaban respuestas con una carga negativa sobre el futuro.

Los consejos de participación, al incluir a los jóvenes en una participación activa en relación a su entorno y a la mejora de este, suponen espacios de gran utilidad e interés —tanto para el ámbito territorial en el que se desarrollan y sus habitantes, como para los propios jóvenes que forman parte de estos—, pues con sus ideas y su trabajo llevan a cabo iniciativas muy positivas para dicho entorno. De esta forma, los jóvenes se ven más involucrados en la ciudadanía, y viendo sus propuestas realizadas consiguen apreciar su utilidad en la sociedad y se sienten escuchados.

Esto es algo de lo que nos damos cuenta muchos de los que participamos en los consejos, ya que es notable la diferencia entre nuestro grado de satisfacción con la escucha de nuestras opiniones frente al de nuestros conocidos no participantes. Esto puede estar relacionado con que desde los consejos, al involucrar a los jóvenes en el desarrollo de sus ideas, se les da la oportunidad de cambiar ellos mismos aquello que consideran erróneo o inexisetente, y no solo de expresar ese pensamiento, incidiendo muy positivamente en esta baja autoestima que demuestran los estudios.

Es por ello que al tenernos en cuenta desde tan temprano en los consejos, demostrándonos así que nuestro esfuerzo sí puede cambiar las cosas y mejorar nuestra situación, esa visión pesimista que demuestran los estudios puede verse afectada e incluso cambiada por completo. Porque sentirse útil para el bienestar propio y ajeno también da esperanza, y eso es primordial para superar una crisis como esta.

Saray, 15 años, Mislata

Soy afortunada de poder decir que se me ha ofrecido la oportunidad de participar de manera activa, ejerciendo mi derecho como ciudadana a opinar, proponer y decidir sobre los temas que nos importan a los jóvenes.
Gracias a esto, las personas adultas a cargo del ámbito infantil-adolescente pueden hacerse una mínima idea de lo que queremos y nos gusta.

¿Quién lo va a saber mejor que nosotros mismos? Merecemos ser escuchados y tomados en serio. Lo de que somos el futuro en parte es verdad, pero ¿y ahora? También tenemos opiniones, ideas… y son igual de válidas que las de un concejal o cualquier adulto.

Formar parte de un grupo de participación me ha ayudado a saber cómo hablar en público, a ser consciente de que por tener 15 años mis opiniones no son menos que las de nadie, a forjar mi personalidad y a darme cuenta de lo que me gusta hacer.

Ejercer nuestro derecho a participar además de importante es necesario, ya que nuestra visión de la juventud y los problemas que surgen en esta abarca más que la de una persona que dejó de ser joven hace ya unos cuantos años. Por eso nuestras propuestas e ideas pueden ayudar mucho a mejorar los aspectos que nos afectan.Ya sea en el ámbito educativo o en el que se encarga de nuestro entretenimiento, merecemos participar y decidir qué queremos; porque, repito, nadie mejor que nosotros lo sabe.

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es