Cuatro motivos por los que hay que invertir en los niños

1. En primer lugar, porque es obligatorio desde el punto de vista jurídico: Más de 150 países han ratificado la CDN y su artículo 4 lo recoge: "Los Estados parte deben asignar recursos al máximo de los recursos disponibles para q se realicen los derechos de todos los niños y niñas”.

2. Porque es lo correcto desde un punto de vista moral, si consideramos el interés superior del niño.

3. Porque además, es rentable desde un punto de vista de crecimiento ya que genera grandes beneficios económicos y sociales y es esencial para alcanzar un Desarrollo Humano equitativo y sostenible para las generaciones presentes que no compromete a las futuras.

4. Porque también es conveniente desde un punto de vista político: porque es necesaria la voluntad política para lograr cambios reales en la vida de los niños.

Inversión en Infancia: Cumbre de Quito

En Quito, más de 200 personas representantes de los ministerios de varios países, de UNICEF y de otras entidades estamos reflexionando y compartiendo experiencias para avanzar en una mejor inversión para la infancia, contribuyendo con ello a la Cumbre sobre Financiación para el Desarrollo que se celebrará en julio en Addis Abeba y a la próxima Observación del Comité de Derechos del Niño sobre inversión en infancia.

En España tenemos mucho que aprender. América latina y el Caribe es pionera a nivel mundial en la medición del gasto público en la infancia. Ahora, el reto está en medir su calidad. Se cuenta con sistemas de información pública con datos desagregados sobre la situación de los niños, recursos asignados y ejecución presupuestaria.

Inversión en infancia: un asunto de todos

Y algo aún insólito en nuestra realidad: hay definición clara de roles y coordinación entre los diferentes sectores y niveles del gobierno, la sociedad civil y el sector privado. Realmente se cree en  la inversión en infancia como un asunto de todos.

Aún está el reto de la participación social, particularmente de los niños, en todo el ciclo presupuestario, pero forma parte de los desafíos presentes en la agenda. Y otros desafíos compartidos hablan de la rendición de cuentas, de transparencia, de garantizar la equidad y de medir el impacto y la calidad de la inversión.

Definitivamente, hay mucho que aprender...  Desde UNICEF Comité Español apostamos para que el presupuesto nacional se entienda como instrumento para garantizar los Derechos de los Niños y reconocemos que la inversión en la infancia va más allá de movilizar, presupuestar y ejecutar fondos públicos. La participación, la coordinación, la transparencia, la eficiencia, la cooperación internacional, son elementos esenciales en la inversión en infancia y para cumplir la CDN.

Tenemos mucho por hacer... Pero vamos por buen camino.

Post de Cristina Junquera, Advocacy y Gestión del Conocimiento en UNICEF Comité Español