UNICEF INSTA AL G-8 PARA QUE SE CONCENTRE EN OBTENER RESULTADOS PARA LOS NIÑOS Y NIÑAS

Las decisiones que los líderes del G8 tomen esta semana podrían reducir la pobreza extrema en todo el mundo y mejorar las vidas de cientos de millones de niños, según UNICEF

La Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneran, que reconoció el avance de las medidas positivas anunciadas por los Ministros de Economía del Grupo de los 7 para la reducción de la carga de la deuda, comentó que las decisiones que los líderes del G8 tomen esta semana serán críticas respecto a la salud y bienestar de más de mil millones de niños que viven en la pobreza, de los 100 millones que no tienen acceso a la educación y de los 10.6 millones de niños que mueren anualmente antes de cumplir los cinco años.

“Las medidas que el G8 se plantea tienen el potencial de mejorar de modo espectacular las vidas de muchos niños y niñas. Al situar la pobreza y el desarrollo en el centro de atención de su agenda, los líderes del G8 tiene una oportunidad sin precedentes para ayudar a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Estos objetivos se concentran en las necesidades de los niños y niñas para sobrevivir, recibir educación y ser protegidos frente al impacto del SIDA. No puede haber otra tarea más importante”, declaró Veneman

Los recursos adicionales que los líderes del G8 pueden aportar, convertidos en servicios sostenibles dirigidos a niños y mujeres, podrían ayudar a que la pobreza infantil pase a la historia. UNICEF destacó varias inversiones rentables que suponen una razón poderosa para la puesta a disposición de nuevos recursos a través de mejoras respecto a la deuda, la ayuda y el comercio: 

  • Iniciativas para la supervivencia de la infancia que emplean métodos integrales para llegar a más mujeres y niños con intervenciones básicas en nutrición y salud, incluyendo inmunizaciones y mosquiteras para la prevención de malaria;
  • Educación, incluyendo comidas, agua corriente y servicios sanitarios en las escuelas, con un interés especial en conseguir el acceso y permanencia de las niñas en las aulas (uno de los Objetivos del Milenio para el 2005). En particular, el apoyo para la eliminación de las tasas escolares puede mejorar de modo drástico la asistencia;
  • La prevención y tratamiento del SIDA, con el objetivo de poner freno a la propagación del HIV entre la juventud y de madres a hijos, e iniciativas para cuidar de los millones de niños huérfanos o en situación de vulnerabilidad a causa del SIDA.

El impacto del SIDA

Citando el Estado Mundial de la Infancia para el 2005, Veneman destacaba que el SIDA está teniendo un impacto especialmente dañino en el bienestar de los niños y niñas. La media de esperanza de vida en numerosos países africanos ha descendido de 60 a menos de 40 años debido al SIDA, y casi quince millones de niños han perdido a uno o ambos progenitores debido a esta enfermedad. Si no se toman medidas drásticas, este número aumentará hasta una cifra estimada de 25 millones para el año 2010.

Además, UNICEF calcula que más de mil millones de niños sufren privaciones serias asociadas con la pobreza -careciendo de recursos tan fundamentales como un techo, agua potable y acceso a las escuelas o a cuidados médicos. Cada día casi 30.000 niños menores de 5 años fallecen, en la mayoría de los casos por causas evitables.

“Reducir la pobreza es una cuestión crucial para los niños y las niñas. Esta es la razón por la cual las acciones del G-8 son tan importunes. Los gobiernos deben aumentar sus esfuerzos y hacer su parte, incluyendo los más pobres, porque el desarrollo sostenible no es posible sin un buen gobierno”, dijo Veneman.

Alcanzando a los más marginados

UNICEF dice es necesario prestar una atención especial a los más de 350 millones de niños y niñas que están viviendo en 35 “estados frágiles” donde los sistemas básicos de gobierno están desarticulados, a menudo debido a los conflictos armados.

Los mayores donantes son a menudo muy precavidos, y es comprensible, a la hora de dar apoyo a los gobiernos con pobres trayectorias en materia de responsabilidad y derechos humanos, pero el apoyo de la comunidad internacional a los niños y niñas que viven en esos países puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

“Los niños y niñas que sufren la extrema pobreza necesitan nuestra ayuda no importa donde estén. Canalizando los fondos a través de instituciones internacionales como UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos la ayuda puede llegar directamente a las comunidades, donde los niños y niñas más lo
necesitan”, dijo Veneman.

La Cumbre de los ocho niños y niñas

La Directora Ejecutiva de UNICEF también pidió a los líderes del G-8 que escuchen las voces de los jóvenes. Los niños y niñas de 8 países en desarrollo y 4 de los países de G-8 van a reunirse también la próxima semana en Escocia. Será una cumbre de los niños y niñas para dar voz a sus experiencias y a las prioridades que, según ellos, los líderes de G-8 deberían tratar. La Cumbre de los ocho niños tendrá lugar justo antes de la cumbre del G-8. Estos jóvenes sacarán un manifiesto que destacará las cuestiones que a ellos les gustaría ver en la agenda de la Cumbre de los líderes del G-8.

UNICEF pide a los líderes que escuchen las voces de los niños y niñas cuyo futuro están en sus manos.

Uno de los miembros de la Cumbre de los ocho niños es Paola Rospigliozi Mita, una niña boliviana de 17 años que pertenece a la organización Inti Watana

Más información:

 

UNICEF-COMITÉ ESPAÑOL
Tel. 91 3789558/ 629476380
www.unicef.es

Elena Crego,
Directora de Comunicación,
ecrego@unicef.es

Belén Barbero,
Dirección de Comunicación,
bbarbero@unicef.es

Cristina Miguel,
Dirección de Comunicación,
cmiguel@unicef.es

Para más informacion sobre La cumbre de los 8 niños y niñas,
www.c8forum.org o llamando al teléfono 0207 312 7695, 07958 058106,
preguntando por Gina Dafalia- ginad@unicef.org.uk

]