República Democrática del Congo: hacen falta más fondos para atender las necesidades humanitarias de las familias y los niños

Cerca de 13 millones de personas, incluyendo 4 millones de niños con desnutrición, necesitan ayuda y protección

Hay casi 1.000 personas que han contraído el ébola

KINSHASA/NUEVA YORK. 21 de marzo 2019. La República Democrática del Congo afronta una de las crisis más largas y complejas del mundo. La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, y el secretario general adjunto de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Mark Lowcock, hacen hoy un llamamiento urgente para una financiación sostenida que apoye la respuesta del gobierno destinada a atender las necesidades más urgentes de niños, familias y comunidades más vulnerables, incluyendo las personas con discapacidad. 

“La relativamente pacífica transición política que está viviendo la República Democrática del Congo es una oportunidad que debemos aprovechar. Podemos contrarrestar el impacto de la crisis humanitaria prolongada y masiva. Pero necesitamos urgentemente que los donantes nos sigan apoyando, ya que las necesidades siguen superando nuestros recursos”, explica Lowcock, y añade que RD Congo necesita la implicación internacional sostenida para crear las condiciones adecuadas para la paz, la seguridad y el desarrollo a largo plazo.

A pesar de los avances que RD Congo ha conseguido en los últimos años, como por ejemplo la reducción en la mortalidad de niños menores de cinco años y el aumento de los niños que van a la escuela, la situación general en el país sigue siendo alarmante. La cifra de personas que pasan hambre ha aumentado de 7,7 millones en 2017 a 13 millones en 2018. Al menos 4 millones de niños están desnutridos. El cólera, el sarampión y el ébola siguen amenazando sus vidas.

“Se estima que 1,4 millones de niños menores de cinco años sufrirán desnutrición severa aguda este año, lo que los pondrá en mayor e inminente riesgo de muerte”, lamenta Fore. “En zonas afectadas por conflictos en el país, los niños y los jóvenes han sido reclutados por grupos armados, abusados sexualmente y se les ha negado acceso a una educación y a servicios de salud y protección. Juntos, la comunidad internacional y el nuevo gobierno pueden, y deben, hacer las cosas mejor para los niños”.

En Kinshasa, representantes de Naciones Unidas han tenido conversaciones constructivas con el presidente Félix Tshisekedi, que ha reiterado el compromiso de su gobierno para liderar la respuesta humanitaria por todo el país. Los representantes de la ONU han manifestado la solidaridad de la organización con el pueblo congolés. Así mismo se han reunido con el ministro de Salud, Oly Ilunga, para hablar sobre la gestión del brote de ébola y de otras enfermedades que están afectando a la población, como el sarampión, el cólera y la polio

En Goma, en la provincia oriental de Kivu del Norte, los dos oficiales visitaron el centro de atención y apoyo a mujeres, incluyendo mujeres supervivientes de violencia sexual y de género. Hablaron con mujeres que han sido violadas y que estaban recibiendo atención médica y apoyo psicosocial y legal, con el apoyo de UNICEF y sus aliados.

En Bunia, en la provincial de Ituri, Fore y Lowcock visitaron un centro para desplazados internos, donde conocieron a Janette Dusi Lasi, una mujer que perdió a su marido cuando atacaron la aldea en la que vivían. Ahora vive en el campo para desplazados, con sus cuatro hijos.

Fore también visitó instalaciones para el tratamiento contra el ébola en las ciudades de Beni y Butembo. La directora estuvo en los centros de día, donde pudo conocer a supervivientes de ébola que ahora, inmunes a la enfermedad, cuidan a niños pequeños mientras sus madres reciben tratamiento. Ellos mismos están en riesgo de contraer la enfermedad.

Los niños suponen un tercio de todos los casos de ébola, más que en cualquier otro brote anterior. Más de 1.000 niños han tenido que ser separados de sus padres o han quedado huérfanos por el ébola.

Fore y Lowcock están de acuerdo en que para erradicar el actual brote de ébola en el país será necesario un mayor apoyo y una implicación de la comunidad más efectiva. “Solo podremos acabar con el brote si se implica y consulta a la propia población local”, señala Lowcock. “Eso quiere decir que es necesario hacerles partícipes de la respuesta frente al ébola, así como hacer un mejor trabajo para atender todas sus necesidades en base a las prioridades que ellos mismos manifiesten. La inseguridad y las acciones de los grupos armados son un problema real, pero lo más esencial es escuchar y trabajar con la población local”.

El Plan de Acción Humanitaria para 2019 requiere 1.650 millones de dólares (1.450 millones de euros) para proporcionar ayuda vital a 9 millones de personas. De esta cantidad, UNICEF necesita 326 millones de dólares (286 millones de euros) para atender las necesidades de 4,3 millones de niños. Las agencias de Naciones Unidas y sus aliados proporcionaron ayuda a 3,5 millones de personas el año pasado.

“Brotes de enfermedades, conflictos, desastres naturales y violencia sexual son algunos de los retos que impiden que hombres, mujeres y niños en RD Congo puedan desarrollar todo su potencial y hacen que esta crisis humanitaria sea tan especialmente compleja”, explican Fore y Lowcock. “No podemos dejar de resaltar la importancia vital de contar con fondos suficientes”.

 

Nota a los editores:

Henrietta Fore y Mark Lowcock volvieron de RD Congo el 20 y 21 de marzo, respectivamente.

Materiales audiovisuales de la visita disponibles AQUÍ

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Para más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 85 91

E-mail: comunicacion@unicef.es