Niños rohingyas: necesitan ayuda desesperadamente

Dejamos Bangladesh conmovidos por las historias de sufrimiento que hemos escuchado de boca de los refugiados rohingyas que han huido de la violencia en Myanmar, y todavía más decididos a que Naciones Unidas haga todo lo que pueda para ayudar al gobierno de Bangladesh a hacer frente a esta crisis.

Niños rohingyas: necesitan ayuda desesperadamente

La tragedia humana que se está produciendo en el sur de Bangladesh es impresionante en cuanto a su alcance, complejidad y rapidez. Solo en las últimas semanas, más de medio millón de rohingyas han cruzado la frontera, haciendo de esta emergencia de refugiados que más rápido se ha desarrollado en el mundo.

La gente llega aterrada, agotada y hambrienta. Necesitan desesperadamente ayuda como refugio, alimentos, agua potable, saneamiento y atención médica. Traen con ellos terribles historias de lo que han visto y sufrido: niños asesinados, mujeres tratadas con brutalidad y pueblos enteros incendiados.

El gobierno y la población de Bangladesh han demostrado un extraordinario espíritu de generosidad abriendo las fronteras del país y liderando los esfuerzos para proporcionar ayuda a los refugiados. Han dado al mundo un inspirador ejemplo de humanidad.

Estamos impresionados por el progreso que se ha hecho para ayudar a los refugiados que hemos visto en los campos y asentamientos. Hemos visto cómo el gobierno, las Fuerzas Armadas de Bangladesh, las agencias de Naciones Unidas y nuestras ONG nacionales e internacionales aliadas, están marcando la diferencia. Pero las necesidades aumentan más rápido que nuestra capacidad para abordarlas.

Los refugiados están viviendo en frágiles cabañas de bambú y plástico, en asentamientos extensos y muy poblados que han ido surgiendo para acogerles. En estas condiciones, hay un riesgo creciente de que broten enfermedades. También hay muchos obstáculos para dar respuesta a la crisis, como el limitado acceso por carretera a las poblaciones dispersas de refugiados, una población que sigue en movimiento y la falta de tierra para establecer refugios e infraestructura. Más allá de estos impedimentos, nos enfrentamos a una necesidad urgente de recursos que nos permitan seguir mejorando y manteniendo nuestros esfuerzos.

Se necesitan urgentemente fondos para que todos los refugiados puedan tener acceso a comida, refugio, agua, instalaciones de saneamiento, atención médica y servicios de protección. Las condiciones en los asentamientos temporales son terribles. Si la ayuda no aumenta de manera considerable, los refugiados, que ya han sufrido mucho, podrían enfrentarse a otra catástrofe además de todas las tragedias que les han forzado a huir de sus hogares.

Naciones Unidas ha lanzado hoy una actualización del plan de respuesta. Se necesitan 430 millones de dólares (365 millones de euros) para aumentar la operación de ayuda a los refugiados y las comunidades de acogida. Además, se han asignado otros 12 millones de dólares (10 millones de euros) procedentes del Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF, por sus siglas en inglés) para dar apoyo al establecimiento de nuevos asentamientos para los refugiados recién llegados.

En nuestras reuniones con las autoridades del gobierno, nos agradó ver su disposición a una colaboración aún mayor.

Desafortunadamente, esta terrible situación no ha terminado. La gente sigue cruzando de Myanmar a Bangladesh, huyendo para proteger sus vidas y con necesidad de apoyo inmediato. Hacemos un nuevo llamamiento a las autoridades de Myanmar para que permitan la completa reanudación de la acción humanitaria en todo el estado de Rakhine, y seguiremos pidiendo que se garantice a los rohingyas las condiciones para poder volver a casa de manera segura, a salvo y voluntaria.

Para descargar material audiovisual, pincha AQUÍ.

Declaración conjunta de Mark Lowcock, coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, y Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF. 

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

Para más información:
Belén de Vicente
UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es