LAS CAUSAS QUE ORIGINAN EL TRÁFICO DE SERES HUMANOS NO ESTÁN SIENDO TRATADAS ADECUADAMENTE

El informe "Traficando con Seres Humanos en el Sureste de Europa 2004: Enfoque de Prevención", lanzado hoy en Ginebra, asegura que las causas que originan el tráfico humano no están siendo adecuadamente tratadas en esta región.

El estudio, tercer y último de una serie, ha sido presentado por UNICEF, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OHCHR) y la Oficina de la OSCE para las Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (ODIHR), y examina los esfuerzos de gobiernos, ONG internacionales y locales para prevenir el tráfico, aumentar la alerta y asistir a las víctimas. Además, pone de manifiesto que aún predominan las medidas represivas contra el tráfico para prevenir la migración, la prostitución y el crimen organizado.

Basado en la investigación llevada a cabo en ocho países en 2004,Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, la antigua yugoslava República de Macedonia, Moldavia, Rumania y Serbia y Montenegro (incluyendo la provincia de Kosovo administrada por la ONU), el informe llega a la conclusión de que las actividades de concienciación se limitan a campañas de información ad-hoc de diferentes organizaciones. Aunque las campañas son válidas, sólo unas pocas se desarrollan o llevan a cabo de la manera efectiva. Además, sólo unas cuantas de estas campañas han sido evaluadas y las lecciones aprendidas no han sido puestas en común en todos los casos.

“Las estrategias de prevención en la lucha contra el tráfico humano son pocas y no están coordinadas. El informe muestra que no hay una estrategia de prevención a largo plazo. A pesar de que la prevención es la clave del éxito para frenar este crimen”, dice Helga Konrad, Representante Especial de OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) para la Lucha contra el Tráfico de Seres Humanos.

El estudio destaca la naturaleza cambiante del tráfico, con el aumento del tráfico de niñas y mujeres entre países y el incremento del tráfico de hombres por cuestiones laborales. Además, descubre que un número mayor de víctimas repatriadas en el Sureste de Europa están regresando de países de la UE, más que de otras partes del Sureste de Europa. Y lo que es más, aquellos que han sido juzgados por ser víctimas del tráfico suelen rechazar la ayuda disponible porque no quieren regresar a sus países de origen.

El informe examina dos escenarios aparentemente contradictorios. En el primero, el tráfico en la región está disminuyendo, ya que ha habido una reducción significativa en el número de víctimas asistidas. En el otro, el tráfico no está descendiendo en absoluto. Lo que ocurre es que el tráfico es menos visible, porque las víctimas cada vez están menos dispuestas a buscar ayuda por miedo a la repatriación, deportación y estigmatización.

Los programas de reintegración efectiva son escasos. A pesar de la ayuda de organizaciones internacionales y locales, la mayoría de las víctimas del tráfico regresan a sus hogares y acaban enfrentándose a los mismos problemas que les condujeron al tráfico: pobreza, discriminación, carencia de educación, pocas perspectivas de trabajo y, a veces, conflictos políticos.

El camino de las soluciones

El informe hace un llamamiento a:

  • Un mayor esfuerzo para “empoderar”, a aquellos que han sido víctimas de tráfico y a los que están en riesgo de sufrirlo, con el fin de enfrentar las causas que originan el tráfico en los países de origen y destino. Esto requiere medidas para combatir la discriminación y revisar las políticas sociales y de migración;
  • Programas flexibles contra el tráfico, que se adapten a la naturaleza cambiante del mismo;
  • Mayor comprensión del tráfico de seres humanos en el amplio contexto del desarrollo, igualdad de género y reducción de la pobreza, con respuestas diseñadas como corresponde;
  • Más investigación sobre el impacto de la reforma económica y los programas de desarrollo sobre tráfico de seres humanos en la región y una mejor cooperación entre instituciones y agencias de desarrollo que trabajan temas de tráfico;
  • Refuerzo continuo de los sistemas de protección social para prevenir el tráfico de niños y niñas;
  • Más investigación sobre los factores que impulsan la demanda del tráfico de seres humanos, incluyendo la relación entre las políticas de migración y la demanda de trabajo y servicios baratos y desprotegidos;
  • Mayor implicación de la sociedad civil en las iniciativas contra el tráfico, incluyendo medidas para construir su capacidad para trabajar más efectivamente en esta área;
  • Prevención de largo plazo para asegurar soluciones a largo plazo.

El informe completo está disponible en formato PDF, bajo embargo, en http://www.seerights.org

Más información:

 

www.unicef.es
UNICEF- Comité Español Tel.: 91 378 95 58 / 629476380

Elena Crego, Directora de Comunicación ecrego@unicef.es
Cristina Miguel, Dirección de Comunicación cmiguel@unicef.es
Belén Barbero, Dirección de Comunicación bbarbero@unicef.es