La Directora Ejecutiva de UNICEF condena la violencia y las violaciones sistemáticas contra mujeres y niñas en la República Democrática del Congo

Ann M. Veneman visita un hospital y conoce de primera mano los testimonios de las víctimas

NBukavu, RDC, La Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, se ha reunido con víctimas de la violencia en las provincias orientales de la República Democrática del Congo (RDC), entre ellas una joven de 15 años a la que había conocido en 2006 durante su primera visita a este país devastado por la pobreza y el conflicto.

"En 2006 me encontré con unamuchacha de 12 años que había sido atacada y brutalmente violada por cuatro hombres. He llevado esa historia conmigo desde entonces. Han pasado tres años y ella padece dolor físico y, no sólo eso, he visto la desgarradora angustia mental en sus ojos", ha declarado Veneman.

Esta joven no puede ir a la escuela y tampoco puede permitirse ir al médico. La cuidan las mujeres de su comunidad, que amablemente le dan cobijo, pero en ocasiones no les llega el dinero para poder alimentarla.

"Hace tres años me dijo que quería hacerse monja cuando creciera. Hoy, cuando le pregunté, me respondió que su objetivo en la vida era el mismo… su elección lo dice todo”, ha explicado la Directora Ejecutiva.

Atención a las víctimas

Veneman visitó ayer el Hospital Panzi, un centro que recibe el apoyo de UNICEF y que está especializado en el tratamiento a las víctimas de violencia sexual. Acompañada por su Fundador y Director, el doctor Denis Mukwege, Veneman charló con los pacientes y el personal de este centro, que no sólo ofrece asistencia médica urgente sino que es también una zona segura para las numerosas víctimas de violación y tortura.

En el hospital, Veneman conoció a una joven cuyo nombre significa ‘amor’ en swahili. Trágicamente, la vergüenza y desesperación causadas por la violencia sexual le han hecho más difícil vivir una vida acorde con la belleza de su nombre.

"Esta joven me dijo que fue violada en grupo hace un año. Lo que me impresionó más aún fue que me contase que después de que la violara el primer soldado, el segundo sacó un trapo de su bolsillo para limpiarla y después procedió a violarla. Y así varias veces", ha narrado Veneman.

Se recuperó físicamente pero las cicatrices emocionales permanecen. En junio de 2009, los soldados volvieron a su aldea y fue nuevamente violada, según dijo ella misma llorando de forma incontrolada. "Pasar por esto dos veces en demasiado horroroso. Pero lo que me dijo a continuación me dejó desolada: su marido la evitó y le dijo que no podía quedarse con ella después de haber sido violada tantas veces", ha añadido Veneman.

El doctor Mukwege, del Hospital Panzi, se acercó a consolarla. "Ahora usted está a salvo. No se avergüence; trataron de destruirla y no tuvieron éxito. Son ellos los que deberían avergonzarse".

5 millones de vidas

La guerra, que comenzó en 1998, se ha cobrado unos cinco millones de vidas. Aunque oficialmente terminó en 2003, las violaciones y la violencia han continuado en esta región asolada por el conflicto.

“La violencia sexual está afectando a la próxima generación. Estas mujeres y niñas tienen que defenderse a sí mismas y a sus familias, y sus comunidades les han abandonado. Es fundamental crear seguridad en esta región de forma que estas mujeres puedan generar ingresos para ayudar a sus familias", ha señalado la Directora Ejecutiva de UNICEF.

La esperanza está en la Ciudad de la Alegría, un programa conjunto entre UNICEF, el Hospital Panzi y el V-Day, un movimiento mundial para poner fin a la violencia contra mujeres y niñas. La Ciudad de la Alegría brindará apoyo directamente a las supervivientes de violaciones, proporcionando un refugio a aquellas que no pueden regresar junto a sus familias y comunidades. La Ciudad de la Alegría brindará también asistencia sanitaria y oportunidades educativas y generadoras de ingresos.

Acerca de UNICEF:UNICEF trabaja sobre el terreno en 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF, que es el mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas, y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Más información:

Patrick McCormick,
UNICEF Nueva York,
Tel.: + 1 212 326 7426;
E-mail: pmccormick@unicef.org

Dirección de Comunicación
UNICEF-Comité Español:
Esther Huerta / Ildefonso González
Tels.: 91 378 95 58 / 609 160 051