Kenia: la crisis de nutrición se agrava

En algunas zonas del norte la tasa de desnutrición duplica el umbral del índice de emergencia

Kenia: la crisis de nutrición se agrava

GINEBRA, NAIROBI, 15 de septiembre 2017 – La escasez de lluvias entre los meses de marzo y junio ha provocado que otros 37.000 niños se sumen a los que se encuentran por debajo del umbral de la desnutrición aguda.

Casi 370.000 niños y niñas en todo el país necesitan tratamiento contra la desnutrición aguda, incluyendo 72.600 que la sufren en su grado más grave y que requieren unos cuidados especializados que podrían salvarles la vida. Se estima que en febrero había 343.000 niños que la padecían.

“En comparación con el año pasado, en la primera mitad de 2017 atendimos a un 60% más de niños con tratamientos esenciales para salvarles la vida. Sin embargo, cada vez hay más y más niños desnutridos”, ha lamentado Werner Schultnik, representante de UNICEF en Kenia. “Tenemos que proporcionar acceso a alimentos nutritivos, agua limpia y cuidados básicos de salud a los niños y familias más vulnerables, para que aquellos con desnutrición puedan recuperarse y que los que están en riesgo no caigan enfermos”.

Cuatro de 17 encuestas realizadas entre junio y julio mostraron que los índices de desnutrición duplicaban, al menos, el umbral de emergencia fijado en un 15%. En la región sur de Turkana se registró la tasa más alta, del 37%, cercana a la registrada durante la crisis en el Cuerno de África de 2011, cuando llegó hasta un 37,4%. Las regiones de Turkana Central y North Horr, en la provincia de Marsabit, registraron tasas de desnutrición de entre el 30% y el 37%. En nueve provincias más se situaron por encima del 15%.

Esta crisis pone de relieve el profundo impacto que tiene la sequía. Según el informe El Estado de Seguridad Alimentaria y Nutrición 2014-2016 de Naciones Unidas, presentado hoy en Roma, la desnutrición en Kenia ha afectado a 8,8 millones de personas, el 19,1% de la población. El informe destaca que los problemas relacionados con el clima han aumentado la inseguridad alimentaria en las regiones afectadas por la sequía, contribuyendo además a incrementar la desnutrición.

Las provincias de Turkana y Marsabit, ubicadas en la zona norte del país, son el hogar de los pastores que han sido más duramente castigados por la sequía, la peor desde la crisis del Cuerno de África en 2011. Más de medio millón de personas necesitan urgentemente ayuda alimentaria, incluyendo 103.000 niños (casi dos de cada tres).

La escasez de lluvias de los meses de marzo y junio, unida a la sequía ya vivida en 2016, ha provocado la pérdida generalizada de cosechas, cortes de agua y un descenso de la productividad de la ganadería. De hecho, la producción de leche ha sido la más pobre en años, cuando de ella depende la ingesta de proteínas de los niños. Además, la huelga del personal de enfermería que va ya por su tercer mes está agravando las malas prácticas alimentarias y el brote de enfermedades, además de limitando el acceso a los servicios de salud.

La falta de alimentos y agua en las escuelas, así como las migraciones derivadas de la sequía, están llevando a muchos niños a dejar la escuela. Varios colegios han cerrado y otros están masificados, repletos de niños migrantes y de aquellos que llegan allí buscando comer algo. También hay algunas pruebas del incremento de los casos de matrimonio infantil y trabajo forzoso. Se estima que un millón de niños necesitan apoyo para poder seguir con su educación. En todo el país, hay 1,6 millones de niños en situación de inseguridad alimentaria.

Como líder del sector de la nutrición, UNICEF está apoyando al gobierno en toda la coordinación de la respuesta a la sequía, suministrando artículos de primera necesidad, vigilancia y respuesta, incluyendo el tratamiento para más de 46.000 niños con desnutrición severa aguda. UNICEF también está reparando puntos estratégicos de suministro de agua en un país en el que casi 9 millones de personas carecen de acceso a agua segura. UNICEF hace un llamamiento de 24,7 millones de dólares (unos 20,6 millones de euros) para paliar el impacto de la sequía.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

El Estado de la Inseguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo 2017 ha sido preparado de manera conjunta por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial para la Salud (OMS).

Esta es la primera vez que UNICEF y la OMS participan en la preparación del informe. Este cambio refleja la visión más amplia de la Agenda ODS sobre el hambre y todas las formas de desnutrición. El Decenio de Acción sobre la Nutrición de las Naciones Unidas, establecido por la Asamblea General, está apoyando estos esfuerzos motivando a los gobiernos a fijar objetivos y a invertir en medidas para atajar las múltiples dimensiones de la desnutrición. El informe incluye métricas avanzadas para evaluar y cuantificar el hambre, incluyendo dos indicadores sobre la inseguridad alimentaria en seis indicadores sobre nutrición.

Descarga el informe AQUÍ.

Más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español
609 16 00 51/ 91 378 95 55
E-mail: comunicacion@unicef.es