Invertir en los niños debe ser la base del progreso y el desarrollo de Myanmar

"Los niños deben ser la máxima prioridad", ha dicho la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, tras una visita de tres días al país

Invertir en los niños debe ser la base del progreso y el desarrollo de Myanmar

MATERIAL AUDIOVISUAL AQUÍ

NUEVA YORK / GINEBRA / NAY PYI TAW / YANGON, 30 de enero de 2019 - La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, ha instado a las autoridades de Myanmar a invertir en los niños para construir una sociedad más fuerte y armoniosa que sea la base del progreso y la estabilidad. Fore, que acaba de concluir una visita de tres días al país, se ha reunido con funcionarios del gobierno en la capital, Naipyidó, y con niños y familias en el estado de Rakhine.

“Más de 120.000 niños en Myanmar todavía viven en campamentos precarios debido a conflictos en curso, con acceso limitado a servicios de educación, salud o protección. Al mismo tiempo, el 55% de todos los niños vive en situación de pobreza", ha explicado Fore. "Es hora de invertir en los niños más vulnerables del país, sin importar su religión, etnia o estado de ciudadanía".

Fore ha llevado ese mensaje a la consejera de Estado, Daw Aung San Suu Kyi, haciendo hincapié en dos necesidades urgentes: facilitar a las agencias el acceso humanitario continuado, y ampliar la cobertura y la calidad de los servicios básicos para todos los niños, incluidos aquellos que viven en zonas rurales o que se han visto afectados por el conflicto. También han hablado del papel crítico que puede desempeñar la educación en el fomento de la cohesión social, la paz y la prosperidad.

Fore también se ha reunido con el ministro de Defensa, el teniente general Sein Win. La directora ejecutiva de UNICEF ha reconocido los avances logrados respecto al reclutamiento y uso de menores por parte de fuerzas armadas y ha preguntado si el alto el fuego actual facilitará la llegada de vacunas a los estados de Shan y Kachin. Estas dos cuestiones –el reclutamiento forzoso de niños y el acceso a la ayuda humanitaria- aparecen como dos de las violaciones más graves de los derechos de los niños en el Informe Anual del Secretario General de Naciones Unidas sobre la infancia y los conflictos armados.

En Naipyidó, Fore ha asistido al foro de alto nivel Haciendo realidad el desarrollo de Myanmar para todos los niños. Allí, ha destacado los avances logrados en los últimos años, incluida la vacunación de 14 millones de niños contra la encefalitis japonesa, y ha solicitado alianzas amplias para abordar los desafíos, entre ellos, el de facilitar formación profesional y enseñar habilidades para la vida a los jóvenes que atraviesan su segunda década vital. La mitad de los jóvenes de 17 años llegan a la edad adulta habiendo recibido poca o ninguna educación, 50 de cada 1.000 niños mueren antes de llegar a los cinco años de edad y casi 5 millones de niños no beben de fuentes de agua adecuadas. De cada 5 niños que nacen, uno queda sin registrar. Por todo esto, Fore se ha comprometido a que UNICEF apoyará todas aquellas tareas recogidas en el Plan de Desarrollo Sostenible de Myanmar que están centradas en los niños.

En el estado de Rakhine, Fore ha conocido de primera mano cómo los niños de diferentes comunidades viven con las cicatrices de la violencia en un ambiente de tensión constante.

"Uno de los campamentos que he visitado fue diseñado como refugio temporal, pero ha alojado a familias durante más de seis años", ha explicado Fore. “Podemos decir que, como poco, las condiciones de vida de estos niños no son ni mucho menos óptimas. Se les ha despojado de su dignidad y se les ha expuesto a violencia, explotación, enfermedades y abandono. Hablamos de familias confinadas en campamentos, privadas de medios de vida y con sus hijos desnutridos. El confinamiento es la única realidad que muchos niños pequeños han conocido”.

Fore ha podido comprobar que las madres no pueden seguir las prácticas de alimentación recomendadas. Esto se debe principalmente al confinamiento, que condena a las familias a recibir ingresos muy bajos, limita el acceso a mercados y reduce enormemente la variedad de su dieta. Además, "las durísimas restricciones a la libertad de movimiento limitan su acceso a medios de subsistencia y a servicios públicos como la salud y la educación", ha asegurado Fore.

En el barrio de Mingan (distrito de Sittwe, capital del estado de Rakhine), Fore ha visitado un programa de educación primaria informal apoyado por UNICEF para niños que abandonaron la escuela o que nunca se matricularon en una comunidad de etnia rakhine desplazada desde el año 2012 por la violencia entre comunidades.

UNICEF también trabaja para fomentar la cohesión social mediante el apoyo a la educación inclusiva. Solo en 2018, el apoyo específico a la defensa de un sistema de educación inclusiva permitió a los niños acceder a 14 escuelas reconstruidas o rehabilitadas, y llegó a más de 30.000 niños en todo el estado de Rakhine. Un nuevo proyecto con fondos del Departmento para el Desarrollo Internacional (DFID, por sus siglas en inglés) está apoyando la educación y promoviendo la cohesión social en 46 escuelas mixtas en el norte de Rakhine.

Aproximadamente 128.000 musulmanes, entre los que se incluyen alrededor de 126.000 apátridas rohingya, permanecen en campamentos e instalaciones similares en el centro de Rakhine, desde el estallido de la violencia en 2012. Los niños representan al menos el 53% de esta población. Hay además unos 470.000 apátridas rohingya no desplazados que viven repartidos en otros 10 municipios.

En el norte de Rakhine, las restricciones de acceso anunciadas por el Gobierno a principios de enero –tras la escalada del conflicto entre el ejército de Arakan y el de Myanmar- afectan ya a los niños en cinco municipios.

Cuando hay cerca de un millón de niños rohingya viviendo como refugiados con sus familias al otro lado de la frontera, en Bangladesh, Fore ha pedido a los funcionarios gubernamentales y militares que tomen las medidas necesarias para permitir su retorno seguro, voluntario y digno. Al mismo tiempo, ha llamado a proporcionar de forma urgente, una solución de continuidad a la difícil situación de las personas rohingya. Algo irrealizable si no se abordan las causas profundas de la crisis dentro de Myanmar.

En Yangon, la directora ejecutiva de UNICEF se ha dirigido a líderes empresariales, de la sociedad civil y del gobierno en el marco de la Conferencia U Thant 2019.

"Animo al gobierno y a las empresas a invertir en educación de todos los niños en todos los estados y regiones", ha dicho Fore. "No hay mejor camino hacia la paz que el apoyo a los jóvenes para que diseñen su propio futuro, sin importar quiénes sean o lo que hayan soportado".

Fore se ha referido a Generation Unlimited, una nueva asociación global compuesta por empresas y jóvenes para identificar y aplicar soluciones que sirvan para apoyar la educación y capacitación de las nuevas generaciones.

"Necesitamos trabajar juntos para que los niños de todas las comunidades de Myanmar vean que un futuro es posible en este país", ha concluido Fore al final de su visita.

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Para más información:

Belén de Vicente

UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: comunicacion@unicef.es