El Informe Machel destaca que el impacto de la guerra en la infancia es más brutal que nunca

Más de 1.000 millones de niños viven en zonas en conflicto en las que se violan los derechos de la infancia

NUEVA YORK- UNICEF y la Representante Especial del Secretario General para la Cuestión de los Niños y los Conflictos Armados presentaron ayer la revisión estratégica a diez años del Infome Machel, en el que se hace un llamamiento a los gobiernos, a las agencias de las Naciones Unidas y a la sociedad civil para que se avance urgentemente en los esfuerzos para proteger a todos los niños y niñas afectados por conflictos.

El informe pone énfasis en que la guerra viola los derechos de los niños: el derecho a vivir, el derecho a la unidad familiar, el derecho a la salud y a la educación, el derecho a ser protegidos de la violencia y el abuso y el derecho a recibir asistencia humanitaria.

Se estima que, en el mundo, más de 1.000 millones de niños –casi una sexta parte de la población mundial- viven en países o territorios afectados por conflictos armados. De éstos, unos 300 millones son menores de cinco años. Todos ellos sufren tanto las consecuencias directas de los conflictos como los efectos que a largo plazo tienen sobre su desarrollo y su bienestar.

Con la naturaleza cambiante de los conflictos armados, el impacto de la guerra en los niños y los jóvenes es más brutal que nunca. Les perjudica la proliferación de armas ligeras y de grupos armados, las minas terrestres y la munición sin detonar, al igual que el terrorismo y las medidas antiterroristas. Son reclutados como combatientes, son el punto de mira en ataques contra escuelas y hospitales y víctimas de bombardeos aéreos o detenciones ilegales. Los niños y las niñas además se enfrentan a la violencia sexual, incluyendo violaciones, muchas veces utilizadas como armas de guerra.

Los niños y niñas que viven en países en conflicto son además más propensos a dejar la escuela y a vivir amenazados por la pobreza, la malnutrición, los desplazamientos de población y las enfermedades.

Desde el innovador estudio realizado por Graça Machel sobre el impacto de los conflictos armados en los niños en 1996, la comunidad internacional ha alcanzado una serie de hitos en el desarrollo de un marco legal sólido de protección, así como normas internacionales para prevenir el reclutamiento de niños y niñas en conflictos armados y para asegurar su reintegración en sus comunidades.

Los asuntos que afectan a los niños se tienen cada vez más en cuenta en las negociaciones de paz y los acuerdos, al igual que en las misiones y mandatos de paz. “Se ha progresado en la mejora de la protección legal internacional para los niños en conflictos armados” ha dicho la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman. “Los niños y las niñas que han perdido su infancia en la guerra no deberían perder además su futuro”, añadió.

El informe recomienda que todos los estados cumplan su responsabilidad de proteger a los ciudadanos más jóvenes maximizando sus esfuerzos en el desarrollo de legislación, políticas, y acciones a favor de la infancia a nivel nacional.

“Sin embargo, aún queda mucho por hacer para implementar las normas internacionales y para asegurar que hay acuerdo en torno a ellas, de modo que los autores de estos delitos rindan cuentas y que se ponga fin a los graves crímenes contra la infancia en tiempos de guerra. Todos tenemos un papel que jugar”, ha dicho Radhika Coomaraswamy, Representante Especial del Secretario General para la Cuestión de los Niños y los Conflictos Armados.

Los niños y los jóvenes también tienen un importante papel que jugar en el diseño de su propio futuro y en la construcción de la paz. Se puede fomentar su participación en la reconstrucción de las comunidades y necesitan que se les involucre en los programas de ayuda, recuperación y reconstrucción, como parte de los procesos de transición y reconciliación nacional.

La revisión del Informe Machel es una herramienta de sensibilización que es producto de un amplio proceso de consultas con gobiernos, agencias de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales (ONG) y otros representantes de la sociedad civil, incluyendo a jóvenes.

Informe completo: http://www.un.org/children/conflict/_download/msr2_es.pdf

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en el terreno en más de 150 países y territorios para tratar de garantizar a los niños y las niñas el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF, que es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Acerca de la Oficina de la Representante Especial del Secretario General para la Cuestión de los Niños y los Conflictos Armados

En 1996, Graça Machel, designada como experta independiente por el Secretario General de las Naciones Unidas, presentó a la Asamblea General su informe titulado Repercusiones de los conflictos armados sobre los niños (A/51/306). Este informe apuntaba hacia el establecimiento de la Oficina del Representante Especial del Secretario General para la Cuestión de los Niños y los Conflictos Armados. Radhika Coomaraswamy es la segunda Representante Especial del Secretario General para la Cuestión de los Niños y los Conflictos Armados, ocupando este cargo desde abril de 2006. La Representante Especial presta servicio como una voz moral e independiente en defensa de la protección y el bienestar
de los niños y niñas afectados por conflictos armados. Más información sobre su trabajo:

http://www.un.org/children/conflict/spanish/

Más información:

Laurence Gerard,
OSRSG on Children in Armed Conflict,
Tel: + 212 963 0984,
gerardl@un.org

Miriam Azar,
UNICEF NY,
Tel: +212 824 6949,
miazar@unicef.org

Laura Rubio,
UNICEF España,
Tel: 91 378 95 58 / 609 160 051
lrubio@unicef.es