Deseo y realidad

 Artículo publicado en El Mundo el sábado, 23 de enero de 2010, Por Consuelo Crespo Bofill,Presidenta de UNICEF España

Todos esperamos la gran noticia de que cada niño que sufre las consecuencias del terremoto de Haití ha sido localizado y está atendido, pero la dimensión del desastre no lo ha permitido aún. Se calcula que hay 3,5 millones de damnificados, y sabemos que el 48% de la población es menor de 18 años. Por tanto, podemos estar ante más de 1,5 millones de niños afectados: muchos están con su familia, y otros muchos están solos. En Haití se trabaja a un ritmo frenético para conseguir encontrarles y garantizar su supervivencia y su seguridad.

88 personas de UNICEF trabajan en Puerto Príncipe. Su trabajo y el de otros expertos en acción humanitaria se traduce en 120.000 litros de agua diarios para hospitales, 72 puntos de distribución de agua, donde 180 camiones distribuyen agua a más de 180.000 personas al día. En la labor específica con la infancia, se distribuyen alimentos nutritivos y vitamina A, y es objetivo prioritario encontrar a todos los niños menores de cinco años y prestarles la atención que necesitan. En colaboración con otras organizaciones, hemos abordado las tareas de búsqueda y registro de familiares de niños no acompañados y trabajamos con el Gobierno de de Haití en las fronteras y el aeropuerto para impedir el tráfico infantil.

Queda mucho por hacer y, al igual que miles de ciudadanos, estamos muy preocupados ante los riesgos que corren miles de niños. Pero trabajamos en base a los más de 60 años de experiencia de UNICEF, cuyo origen está en la atención a la infancia después de la Segunda Guerra Mundial. La respuesta para los niños de Haití, en este momento, pasa por la atención inmediata en su país y el reencuentro con sus familiares, tal y como hemos explicado UNICEF, Cruz Roja, Intermón Oxfam, Save the Children, Aldeas Infantiles SOS y Plan. La salida de su entorno puede ocasionar un trastorno mayor en sus vidas, añadido a los traumas que acaban de sufrir. Todos los esfuerzos iniciales deben estar –están- volcados en encontrar y atender a los niños que están solos. Lo mejor para ellos es reunirse con sus seres queridos y, sólo cuando se agoten las posibilidades de reunificación familiar, se abordarán otras opciones. Y por último, la salida de niños sin controles suficientes, que supone una oportunidad para las redes de tráfico y explotación infantil. Pero ya se están poniendo medidas para que un niño no pueda salir de Haití sin la correspondiente documentación.

Agradecemos mucho el gran, e imprescindible, apoyo que tantas personas y entidades están prestando desde España a Haití a través de organizaciones como la nuestra. Trabajamos para que los miles de niños que han sufrido el impacto del terremoto recuperen su sonrisa y sus derechos.

Más información:

Diana Valcárcel,
Dirección de Comunicación, UNICEF España
91 378 86 03 / 679 957 534
dvalcarcel@unicef.es

Esther Huerta,
Dirección de Comunicación UNICEF España
91 378 95 58 / 609 160 051
ehuerta@unicef.es