Del ejército a la vida civil: El primer grupo de menores desmovilizados del ejército maoísta en Nepal

Un grupo de jóvenes dejarán atrás su vida militar y volverán a la vida civil tras una ceremonia de desmovilización celebrada en el cuartel general del ejército maoísta en Sindhuli, en la región central del país

SINDHULI, Nepal - Un grupo de jóvenes dejarán atrás su vida militar y volverán a la vida civil tras una ceremonia de desmovilización celebrada en el cuartel general del ejército maoísta en Sindhuli, en la región central del país.

Este es el primer grupo de jóvenes inhabilitados por el ejército maoísta por ser niños o reclutamientos recientes que ahora quedan liberados.

“Hoy es el primer paso del camino de vuelta a la vida civil para miles de nepalíes que han estado viviendo en cuarteles desde 2006. Esta ceremonia es un hito en el presente proceso de paz y esperamos avanzar considerablemente en el Acuerdo General de Paz”, declaró Robert Piper Coordinador Residente y de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

Se trata de unos 4000 jóvenes, incluyendo a 500 que tienen menos de 18 años, que serán liberados del servicio militar en los próximos 40 días. El proceso de rehabilitación dará la oportunidad a estos jóvenes de adquirir nuevas habilidades, al volver a la escuela o aprender un oficio, gracias a la ayuda del Gobierno de Nepal con el apoyo de las Naciones Unidas.

La desmovilización se realizará en siete cuarteles del país y finalizará a mediados de febrero de 2010. Esta liberación forma parte de un Plan de Acción firmado en diciembre de 2009 por el Gobierno de Nepal, el Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta) (PCUN-M) y las Naciones Unidas. Una vez comprobado el cumplimiento del plan por parte del PCUN-M, el partido quedará excluido de las listas de los partidos que reclutan y utilizan niños, como se indica en el informe anual del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Niños y Conflictos armados.

Antes de la ceremonia prevista para el jueves en el cuartel, estos jóvenes completaron un proceso de desmovilización, gracias a la intervención llevada a cabo por varias agencias de las Naciones Unidas. Se les informó sobre las diferentes opciones de rehabilitación, recibieron vestimenta civil y documentos de identidad. En los próximos meses, un equipo de las Naciones Unidas pondrá en contacto a los liberados con un monitor que evaluará su adaptación a la vida civil. Casi 3.000 de los jóvenes que se licenciarán del ejército eran menores de edad en el momento del alto el fuego, el 25 de mayo de 2006. Hoy en día, alrededor de una docena son menores de 16 y aproximadamente 500 son menores de 18. Una tercera parte son chicas.

“La liberación de estos jóvenes es un mensaje simbólico para el nuevo año”, declaró el Representante de UNICEF en Nepal Gillian Mellsop. “No sólo esos jóvenes pueden finalmente seguir adelante con sus vidas, sino que, además, esto representa el comienzo de una nueva década para Nepal, para avanzar hacia un futuro más estable y más pacífico.

Más información:

Sarah Crowe,
Jefe de Comunicaciones Regional de UNICEF en el Sur de Asia,
+919910532314
scrowe@unicef.org

Marty Logan,
UNICEF Nepal (Katmandú),
tel: +977-9849255063,
mdlogan@unicef.org