2019 marca el fin de una década mortífera para los niños en zonas de conflicto, con más de 170.000 violaciones graves de sus derechos desde 2010

El número de ataques documentados contra niños se ha triplicado desde 2010, con un promedio de 45 violaciones por día

2019 marca el fin de una década mortífera para los niños en zonas de conflicto

Material audiovisual disponible AQUÍ

NUEVA YORK, 30 de diciembre de 2019 – Los conflictos en todo el mundo siguen cobrándose innumerables vidas entre los niños. Desde el comienzo de la última década, Naciones Unidas ha verificado más de 170.000 violaciones graves de los derechos de los niños en escenarios de conflicto, el equivalente a más de 45 casos por día durante los últimos 10 años.

El número de países afectados por conflictos es el más alto desde la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989. Los niños de docenas de zonas en conflicto armado son el blanco de asesinatos, mutilaciones y desplazamientos forzosos.

“En todo el mundo, los conflictos se prolongan cada vez más, causan mayores matanzas y se cobran más vidas entre los más jóvenes”, ha asegurado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. “Los ataques contra los niños no cesan y los contendientes burlan una de las reglas más básicas de la guerra: garantizar la protección de los niños. Por cada acto de violencia contra los niños que genera titulares y provoca gritos de indignación, hay muchos más que no se denuncian".

En 2018, las Naciones Unidas documentaron más de 24.000 violaciones graves contra los derechos de los niños, entre ellas asesinatos, mutilaciones, violencia sexual, secuestros, denegación de acceso humanitario, reclutamiento forzoso y ataques contra escuelas y hospitales. Si bien esto puede explicarse en parte por el aumento de la supervisión y la elaboración de informes, la cifra sigue siendo 2,5 veces mayor que en 2010.

Más de 12.000 niños fueron asesinados o quedaron mutilados en 2018. El uso continuo y generalizado de ataques aéreos y armas explosivas como minas terrestres, morteros, dispositivos explosivos improvisados, cohetes, municiones en racimo y bombardeos de artillería causa la gran mayoría de víctimas infantiles en conflictos armados.

Los ataques y la violencia contra los niños no han cesado en 2019. En la primera mitad del año, las Naciones Unidas documentaron más de 10.000 casos de violaciones de los derechos de los niños, aunque es posible que las cifras sean incluso más elevadas. 

•    En enero, por lo menos 32 niños fueron asesinados o murieron en el norte y el este de Siria como resultado de la violencia, el desplazamiento y las condiciones invernales extremadamente duras.

•    En febrero, y a lo largo de todo el año, se produjeron varios ataques violentos contra centros de tratamiento del ébola en la parte oriental de la República Democrática del Congo. 

•    En marzo, más de 150 personas, entre ellas 85 niños, fueron asesinadas cuando un grupo armado atacó la aldea de Ogossagou en la región de Mopti, en el centro de Malí. Otro ataque en Sobanou-Kou provocó 24 nuevas víctimas infantiles. 

•    En abril, 14 niños murieron y 16 resultaron gravemente heridos en una explosión cerca de dos escuelas en Saná (Yemen), donde 1 de cada 5 escuelas del país ya no puede acoger a los estudiantes como resultado directo del conflicto. 

•    En mayo, UNICEF hizo un llamamiento a los gobiernos para que repatriaran a los niños que son sus ciudadanos o han nacido de sus ciudadanos, y que se encuentran atrapados en campamentos o centros de detención en el noreste de Siria. Cerca de 28.000 niños extranjeros de unos 60 países, incluidos casi 20.000 en Irak, están afectados. También en mayo, la escalada de la violencia en el Estado de Rakhine, Myanmar, mató e hirió a varios niños.

•    En junio, se utilizó a tres niños para detonar explosivos que mataron a 30 personas e hirieron a otras 48 en un centro comunitario donde se ven partidos de fútbol en la localidad de Konduga, en el estado nigeriano de Borno. En las dos primeras semanas del mismo mes se informó de que al menos 19 niños habían muerto en medio de las protestas en Sudán y de que otros 49 habían resultado heridos.

•    En julio, decenas de niños resultaron heridos por una explosión mortal que dañó una escuela en Kabul (Afganistán). Más tarde ese mes, 32 niños fueron liberados de los grupos armados de oposición en el norte del Sudán meridional, pero UNICEF calcula que miles de niños siguen siendo utilizados por las fuerzas y grupos armados en el país.

•    En un solo fin de semana de agosto, 44 civiles murieron debido a los ataques aéreos en el noroeste de Siria, entre ellos 16 niños y 12 mujeres. 

•    En septiembre, UNICEF informó de que 2 millones de niños siguen sin asistir a la escuela en Yemen, entre ellos casi medio millón que abandonaron los estudios desde que el conflicto se intensificó en marzo de 2015.

•    En octubre, la escalada de violencia en el noreste de Siria mató a 5 niños e hirió a 26. Con ello, el número de niños asesinados en Siria en los primeros nueve meses del año ascendió a 657 y el de niños heridos a 324. 

•    En noviembre, UNICEF informó de que que tres años de violencia e inestabilidad en las regiones noroccidental y sudoccidental del Camerún han dejado a más de 855.000 niños sin escolarizar y han desplazado a 59.000 adolescentes. 

•    A principios de diciembre, cinco niños y niñas murieron cuando unos hombres armados abrieron fuego dentro de un lugar de culto en Burkina Faso. En Ucrania oriental, donde casi medio millón de niños sufre las repercusiones del conflicto, este año se registraron 36 ataques contra escuelas, una de las cuales sufrió 15 ataques.

•    Y, a mediados de diciembre, UNICEF informó de que un promedio de nueve niños fueron asesinados o mutilados todos los días en Afganistán durante los primeros nueve meses de 2019. 

UNICEF insta a todas las facciones beligerantes a que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y pongan fin de inmediato a todas las violaciones contra los derechos de los niños y a que dejen de utilizar como objetivo la infraestructura civil, incluidas las escuelas, los hospitales y las instalaciones de agua. UNICEF también pide a los Estados con influencia sobre las partes en conflicto que utilicen esta influencia para garantizar la protección de los niños.

En todos los países afectados, UNICEF colabora con sus aliados para prestar servicios de salud, nutrición, educación y protección a los niños más vulnerables. 

Nota para los editores:
Las seis violaciones graves de los derechos de los niños son: el asesinato y la mutilación, el reclutamiento y la utilización de niños por parte de fuerzas y grupos armados, la violencia sexual contra los niños, los ataques a escuelas y hospitales, el secuestro de niños y la denegación del acceso humanitario.

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos.

Para más información:
Belén de Vicente
UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 85 91
E-mail: comunicacion@unicef.es