1 de cada 7 bebés en todo el mundo nacen con bajo peso

Así lo indica un nuevo informe de The Lancet, la Organización Mundial de la Salud, y UNICEF, que señala que el progreso también es lento en los países de altos ingresos como el Reino Unido, Finlandia, Francia, Alemania, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

 

1 de cada 7 bebés en todo el mundo nacen con bajo peso

NUEVA YORK / LONDRES / GINEBRA, 15 de mayo 2019. Más de 20 millones de bebés nacieron con bajo peso en 2015 (un peso inferior a 2.500 gramos), 1 de cada 7 nacimientos en todo el mundo. Cerca del 75% de estos bebés nacieron en el sur de Asia y África subsahariana, donde los datos son más limitados.

Sin embargo, el problema también continúa siendo importante en los países de altos ingresos de Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda, donde prácticamente no ha habido avances en la reducción de las tasas de bajo peso al nacer desde el año 2000. Así lo desvela el nuevo análisis realizado por investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que han recopilado información 281 millones de nacimientos en 148 países, y cuyas conclusiones se han publicado hoy en la revista The Lancet.

En 2012, los 195 Estados miembros de la OMS se comprometieron a una reducción del 30% en la prevalencia de bajo peso al nacer para 2025, respecto a las tasas de 2012. Las estimaciones, que son las primeras de su tipo, indican que la prevalencia mundial de bajo peso al nacer se redujo ligeramente del 17,5% en 2000 (22,9 millones de nacidos vivos con bajo peso al nacer) al 14,6% en 2015 (20,5 millones).

No obstante, el estudio señala que, al ritmo actual de progreso, una disminución anual del 1,2% en las tasas de bajo peso al nacer entre el 2000 y 2015, el mundo no alcanzará la tasa de reducción anual del 2,7% requerida para cumplir con la meta de la OMS de reducción del 30%, entre 2012 y hasta 2025.

Estos resultados resaltan la urgente necesidad de una mayor inversión y acción para acelerar el progreso. Esto será posible a través de la comprensión y el abordaje de los factores clave que generan el bajo peso al nacer a lo largo de la vida, incluyendo extremos en la edad materna, el embarazo múltiple, complicaciones obstétricas, enfermedades maternas crónicas (por ejemplo, trastornos hipertensivos del embarazo), infecciones (como la malaria), y el estado nutricional de la madre. La exposición a factores ambientales como la contaminación del aire interior, el tabaco y el consumo de drogas son otros factores de riesgo. En los países de bajos ingresos, el crecimiento deficiente del bebé mientras está en el útero es una de las principales causas de bajo peso al nacer. En regiones más desarrolladas, el bajo peso al nacer a menudo se asocia con los nacimientos prematuros (un bebé nacido antes de las 37 semanas de gestación).

“A pesar de los compromisos claros, nuestras estimaciones indican que los gobiernos nacionales están haciendo muy poco para reducir el bajo peso al nacer. Hemos visto muy pocos cambios a lo largo de 15 años, incluso en entornos de altos ingresos donde el bajo peso al nacer a menudo se debe a la prematuridad como resultado de la alta edad materna, el tabaquismo, las cesáreas médicamente innecesarias y los tratamientos de fertilidad que aumentan el riesgo de nacimientos múltiples. Estos son los problemas subyacentes que los gobiernos de los países de altos ingresos deberían abordar”, señala la autora principal del estudio, la doctora Hannah Blencowe, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido. "Para cumplir con el objetivo de nutrición mundial de una reducción del 30% en el bajo peso al nacer para 2025, se requerirá más que duplicar el ritmo del progreso.” [1]

Los autores del estudio piden la acción internacional para garantizar que todos los bebés se pesen al nacer, para mejorar la atención clínica y para promover iniciativas de salud pública sobre las causas del bajo peso al nacer para reducir las muertes y discapacidad.

"Todos los recién nacidos deben ser pesados. Sin embargo, en el mundo aún no tenemos registro del peso al nacer de casi un tercio de todos los recién nacidos", dice la coautora Julia Krasevec, especialista en Estadística y Supervisión, de UNICEF. “No podemos ayudar a los bebés que nacen con bajo peso sin mejorar la cobertura y la precisión de los datos que recopilamos. Con mejores dispositivos para pesar y sistemas de datos más sólidos, podemos obtener el verdadero peso al nacer de todos los bebés, incluidos los nacidos en el hogar, y brindar una mejor calidad de atención a estos recién nacidos y sus madres ". [1]

Más del 80% de los 2,5 millones de recién nacidos en el mundo que mueren cada año tienen bajo peso al nacer porque nacen prematuros y/o pequeños para la edad gestacional. Los bebés con bajo peso al nacer que sobreviven tienen un mayor riesgo de desnutrición crónica (retraso en el crecimiento) o de tener peor desarrollo o salud física en el futuro, como puede ser el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

En este estudio, los investigadores realizaron una búsqueda exhaustiva de los datos disponibles de las bases de datos de los gobiernos nacionales y de las encuestas nacionales para estimar la prevalencia y hacer un seguimiento de las tendencias en el bajo peso al nacer en 148 países, entre el 2000 y 2015. En total, se recopilaron datos de más de 281 millones de nacimientos. Sin embargo, los autores señalan que 47 países (incluidos 40 países de ingresos bajos y medios que representan casi la cuarta parte de todos los nacimientos en el mundo) no tenían suficientes datos disponibles.

Una de las tasas más bajas de bajo peso al nacer en 2015 se encontró en Suecia (2,4%). Esto se compara con alrededor del 7% en algunos países de ingresos altos, incluidos los EE. UU. (8%), el Reino Unido (7%), Australia (6,5%) y Nueva Zelanda (5,7%).

Las regiones que han conseguido mayores progresos, el sur de Asia y África Subsahariana, son las que tienen el mayor número de bebés con bajo peso al nacer. La disminución anual en la prevalencia de bajo peso al nacer ha sido de 1,4% y 1,1%, respectivamente, entre 2000 y 2015.

Sin embargo, el número total de nacidos vivos con bajo peso al nacer en realidad ha aumentado en el África Subsahariana de 4,4 millones a 5 millones de bebés, en gran parte debido a las tendencias demográficas (como la fertilidad y la migración). De manera similar, el sur de Asia todavía tiene casi la mitad de los nacidos vivos con bajo peso al nacer en el mundo, con un estimado de 9,8 millones en 2015 (tabla 4; figura 3).

Los países de altos ingresos en América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda tienen un progreso más lento, con una reducción promedio en la prevalencia de 0.01% por año y una tasa constante de bajo peso al nacer de 7% por año, entre el 2000 y 2015 (tabla 4).

Dentro de estas regiones, República Checa (aumento anual del 2%), Irlanda (1,3%), Portugal (1,2%) y España (1,1%) están progresando más lentamente, con una tendencia al alza en la prevalencia de bajo peso al nacer desde 2000. En general, el Reino Unido ha experimentado una tendencia a la baja en la prevalencia desde 2000 (disminución anual del 0,3%), con un número total que fluctúa debido a los cambios en los nacimientos vivos cada año (de 50.741 nacidos vivos con bajo peso al nacer en 2000 a 56.001 en 2015).
 
"El bajo peso al nacer es un escenario clínico complejo compuesto por una restricción del crecimiento intrauterino y parto prematuro", explica la doctora Mercedes de Onis, de la OMS, suiza y coautora del estudio. “Esta es la razón por la cual reducir el bajo peso al nacer requiere la comprensión de las causas subyacentes en un país determinado. Por ejemplo, en el sur de Asia, una gran proporción de bebés con bajo peso nacen a término, pero con restricción del crecimiento intrauterino, que se asocia con la desnutrición materna, incluido la desnutrición crónica (retraso del crecimiento) de la propia madre. Por el contrario, el parto prematuro es el principal contribuyente al bajo peso al nacer en entornos con muchos embarazos en adolescentes, alta prevalencia de infección o cuando el embarazo se asocia con altos niveles de tratamiento de fertilidad y cesáreas (como en EE. UU. y Brasil). Comprender y abordar estas causas en los países más afectados debe ser una prioridad". [1]

Los investigadores señalan que, si bien el estudio proporciona los únicos datos sistemáticos sobre el bajo peso al nacer en todos los países, se basa en estimaciones de modelos que pueden verse afectadas por la falta de datos en los países de ingresos bajos y medios. Casi la mitad (48%) de todos datos provinieron de países de ingresos altos, en comparación con solo el 13% de África subsahariana y Asia, las regiones con las tasas de prevalencia más altas y que representan tres cuartas partes de todos los bebés con bajo peso al nacer nacidos en 2015. 

Los autores señalan otras limitaciones, entre ellas que las tendencias estimadas se deben a cambios en factores asociados, como la mortalidad neonatal y la desnutrición infantil, que pueden no reflejar con precisión los verdaderos cambios en la prevalencia. Por lo tanto, la brecha para alcanzar la meta de la OMS podría ser aún mayor. Mientras que los autores ajustaron los datos de la encuesta para el volumen y los datos faltantes, señalan que los datos de bajo peso al nacer disponibles en los países de ingresos bajos y medios son predominantemente de las encuestas de hogares, susceptibles de sesgo debido a los pesos al nacer que faltan o están mal informados, lo que podría subestimar la prevalencia del bajo peso al nacer.  

Al comentar sobre las implicaciones de los hallazgos, la profesora Tanya Doherty, del Consejo Sudafricano de Investigación Médica, destaca que, “los autores hacen un llamado urgente y práctico a la acción para mejorar en gran medida la cobertura del conteo y peso a todos los bebés (nacidos vivos y mortinatos), el fortalecimiento de los datos existentes y de los sistemas de salud e innovar y mejorar los dispositivos para pesar. Sin embargo, lograr esto en la práctica, especialmente en situaciones de emergencia o en los sistemas de salud débiles, sigue siendo un desafío".
  
Sin embargo, agrega, “estas nuevas estimaciones de bajo peso al nacer brindan una oportunidad para avanzar en la agenda y hacer una llamada a todas las partes involucradas para que tomen medidas enfocadas, en el esfuerzo de asegurar que cada recién nacido sea pesado al nacer, y que la información se recopile y se use para las acciones locales y rendición de cuentas a nivel comunitario, distrital, nacional y mundial. Al mismo tiempo, debemos mejorar la atención de los 20,5 millones de bebés con bajo peso al nacer y sus familias cada año".

Notas a los editores

Fotos y broll disponible AQUÍ 
Para ver el documento de The Lancet, haga clic AQUÍ.
Este estudio fue financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación del Fondo de Inversión de los Niños, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la OMS. Fue conducido por investigadores de la London Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido; IRCCS Burlo Garofolo, Dirección Científica, Trieste, Italia; Organización Mundial de la Salud, Ginebra, Suiza; UNICEF, NY, EUA; Universidad Johns Hopkins, Baltimore, MD, EE. UU.

[1] Se trata de citas directas de los autores que no se encuentran en el texto del informe. 

Acerca de UNICEF 

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.  

Para más información
Belén de Vicente
UNICEF Comité Español, Tel: 609 160 051 / 91 378 85 91
E-mail: comunicacion@unicef.es