Huracán Matthew: más de 4 millones de niños en riesgo en Haití

Los efectos del huracán Matthew ya se sienten en Haití, donde más de 4 millones de niños están en riesgo por los daños que este fenómeno pueda ocasionar.
Dos hermanos descansan en un refugio del este de Puerto Príncipe, donde se protegen de la llegada del huracán Matthew.

“Esta es la peor tormenta que Haití ha visto en décadas. Los daños serán importantes”, afirmaba Marc Vincent, representante de UNICEF en Haití. “Las enfermedades transmitidas por el agua son la primera amenaza para los niños en estas situaciones, nuestra primera prioridad es asegurar que los niños tienen suficiente agua potable”.

Fuertes vientos y aguas torrenciales golpean la isla, aumentando el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra. El aeropuerto permanece cerrado y se ha pedido que los niños se queden en casa sin ir al colegio, especialmente desde que muchas escuelas están siendo usadas como refugios de evacuación.

Haití está todavía recuperándose del terremoto de 2010. Unas 55.000 personas todavía viven en refugios. La costa sur, donde se espera que la tormenta golpee con más fuerza, es una de las zonas más pobres y densamente pobladas del país.

Huracán Matthew: 1 de cada 3 casos de cólera en Haití es un niño

En un país donde menos de 1 de cada 5 personas en las áreas rurales tiene acceso a un saneamiento mejorado, y el 40% de las personas hace uso de fuentes de agua no seguras, se teme que el huracán empeore una situación de por sí precaria.

El cólera es endémico en Haití. Este año ya se han registrado más de 27.000 posibles casos de cólera, de los cuales 1 de cada 3 son niños. Por ello, cualquier daño contra las infraestructuras de agua y saneamiento o desplazamientos a gran escala podrían poner a los niños y las familias en un riesgo mayor de infección.

En UNICEF estamos trabajando para apoyar la respuesta humanitaria del Gobierno. Los suministros para salvar la vida de 10.000 personas están ya sobre el terreno y listos para ser distribuidos a las familias más afectadas en las zonas más golpeadas. Estos suministros incluyen bidones de agua y pastillas potabilizadoras, kits de higiene y mosquiteras.