El Niño: ¿ha pasado ya lo peor?

El fenómeno de El Niño, que comenzó a finales del pasado año 2015, ha revolucionado el clima de medio mundo.
El fenómeno de El Niño, ha provocado graves sequías e inundaciones.

Sus efectos sobre la temperatura del Océano Pacífico, unidos al cambio climático, han provocado graves sequías e inundaciones.

El Niño, como proceso meteorológico, ya ha terminado. Entonces, ¿podemos decir que ya ha pasado lo peor? Lamentablemente, la respuesta es no.

Según el último informe que hemos lanzado desde UNICEF, el hambre, la desnutrición y las enfermedades seguirán aumentando durante los próximos 2 años debido al impacto de las sequías e inundaciones.

Millones de familias han perdido sus cosechas, su ganado y sus medios de vida. El precio de los alimentos y, en algunos casos, del agua, ha alcanzado un nivel que la mayoría de habitantes de países como Etiopía o Malawi no se pueden permitir.

El Niño: 26,5 millones de niños necesitan ayuda

Los niños que viven en las zonas más afectadas ya están sufriendo los efectos de este fenómeno. En África oriental y meridional, unos 26,5 millones de niños necesitan ayuda urgente. Entre ellos se encuentra 1 millón de niños que necesitan tratamiento para la desnutrición aguda grave.

El clima extremo provocado por El Niño ha incrementado las tasas de desnutrición infantil y de enfermedades como el dengue, la diarrea y el cólera, algunos de los peores enemigos de la supervivencia infantil. Además, cada vez más niños dejan de ir al colegio a causa de la sequía, ya que tienen que caminar durante horas para conseguir agua potable o cambiar de casa cada semana en función de la disponibilidad de alimentos.

La Niña: el fenómeno inverso podría empeorar la situación

La situación podría empeorar todavía más si a lo largo de este año se produce el fenómeno inverso a El Niño, conocido como La Niña. La comunidad científica dice que hay un 75% de probabilidades de que esto ocurra.

La Niña afectaría a los mismos países que están siendo devastados por las consecuencias de El Niño pero tendría efectos opuestos. Para algunas zonas, esta podría ser una buena noticia porque traería lluvias después de una larga sequía. Sin embargo, en otras regiones podría provocar fuertes inundaciones en lugares muy castigados por la falta de cosecha.

El Niño: ¿Qué estamos haciendo desde Unicef?

En UNICEF estamos trabajando para frenar los efectos de El Niño y la sequía en los países más afectados. Además, seguiremos ampliando nuestra respuesta en los próximos meses para llegar a más niños que están sufriendo las consecuencias. Estos son algunos de nuestros logros en lo que va de año:

  • Tratamiento contra la desnutrición aguda grave para 155.000 niños.
  • Aumento de las campañas de vacunación. Solo en Angola se han administrado más de 11 millones de vacunas contra la fiebre amarilla.
  • Agua potable para cerca de 2,7 millones de personas.
  • Espacios amigos de la infancia para proteger contra la violencia y el abuso a más de 97.000 niños que se encuentran en situaciones muy vulnerables.

Los niños de los países afectados necesitan comida, agua y servicios básicos de manera urgente. Si no llega más ayuda, podrían perderse décadas de progreso. Si quieres, tú también puedes colaborar para frenar los efectos del fenómeno de El Niño.

26 millones de niños están en peligro

El fenómeno "El Niño" ha provocado la sequía más devastadora en los últimos 50 años en el este y sur de África.

En esta situación los niños son los más vulnerables. Ellos te necesitan. Hazte socio ahora y ayúdanos a salvar vidas.

Hazte socio