UNICEF proporciona agua potable a casi dos millones de personas ante el avance de las enfermedades en Pakistán

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


UNICEF está centrando especialmente su operación humanitaria en Pakistán en el área de agua, saneamiento e higiene, debido a la aparición de más de 650.000 casos de diarrea aguda, enfermedades de la piel e infecciones respiratorias durante las últimas semanas. La agencia de Naciones Unidas suministra diariamente agua potable a 1,9 millones de personas, así como materiales para la higiene que han beneficiado hasta el momento a cerca de 350.000 personas.

Un mes después del inicio de las inundaciones en el norte del país, los riesgos sanitarios relacionados con el agua son muy altos. La población no tiene acceso a agua apta para el consumo humano, existe una importante falta de servicios de saneamiento y las prácticas de higiene son inadecuadas. Una de las consecuencias de esta situación son los problemas de piel e infecciones, particularmente entre las mujeres y los niños.

UNICEF también ha vacunado a más de 770.000 niños y mujeres contra la polio, el sarampión, la tuberculosis y el tétanos. Asimismo, está proporcionando alimentos, suplementos de vitamina A y atención médica a miles de personas, entre otras acciones.

A menos que la ayuda llegue rápido a toda la población, sobre todo a aquellos que aún permanecen desplazados en zonas alejadas, el número de muertes a causa de la emergencia aumentará y el sufrimiento de los damnificados también. En estos momentos,la cifra de afectados asciende a unos 17 millones de personas. Más de 8 millones son niños menores de 18 años, de los que cerca de cuatro se encuentran en una necesidad especialmente urgente de ayuda humanitaria para garantizar su supervivencia.

La imparcialidad, la transparencia y la orientación hacia los más necesitados en primer lugar están en el corazón del trabajo que hacemos en cualquier situación, y especialmente en situaciones de emergencia”, ha señalado Daniel Toole, Director Regional de UNICEF para el Sur de Asia, que ha recorrido recientemente las zonas más afectadas.

 Falta de financiación

La falta de financiación está limitando sobremanera la capacidad para proseguir con la operación humanitaria. UNICEF ha advertido que necesita unos 111 millones de euros, entre los meses de agosto y octubre, para responder a las necesidades inmediatas de las mujeres y los niños afectados por la emergencia y la amenaza inminente de inundaciones en el sur del país. De dicha cantidad, hasta ahora sólo ha recibido una cuarta parte.