LOS NIÑOS DEBEN ESTAR A SALVO DURANTE LA RETIRADA DE GAZA

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


UNICEF ha pedido que durante la prevista retirada de la Franja de Gaza y zonas del norte de Cisjordania se mantenga a los niños y niñas alejados de posibles daños. La protección de los niños palestinos e israelíes debe ser la prioridad.

"Los niños y las niñas palestinos e israelíes han sufrido enormemente durante los últimos años debido a este conflicto", señaló Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF. "Este acontecimiento ofrece renovadas esperanzas de paz y resulta fundamental que se garantice la seguridad de los niños y las niñas en la región".

De manera conjunta con los demás organismos del sistema de las Naciones Unidas, UNICEF manifestó susesperanzas de que la retirada de la Franja de Gaza se lleve a cabo de forma pacífica y sin contratiempos.

Veneman agregó que si la retirada no se realiza de manera pacífica, los niños correrán un peligro especial, y recalcó que la mitad de la población palestina está compuesta por menores de 18 años y que entre los colonos israelíes hay cientos de niños y niñas.

Desde el comienzo del actual conflicto, hace cinco años, la niñez ha pagado un precio desproporcionadamente elevado. Entre septiembre de 2000 y el 31 de julio de 2005, en este conflicto perdieron la vida 829 niños y niñas menores de 18 años.

"La prioridad número uno debe ser la protección de todos los niños y niñas", afirmó Veneman.

Acción de UNICEF

UNICEF ha situado por anticipado en sitios adecuados suministros de emergencia parasatisfacer las necesidades que puedan tener las mujeres, las niñas y los niños en materia de atención de la salud, educación y suministro de agua y saneamiento.

UNICEF también ha colaborado en la formación adicional de los agentes sanitarios de emergencia y se ha asegurado de que los niños y las niñas puedan recibir servicios de apoyo psicológico.

UNICEF también ha colaborado con las comunidades, las escuelas y los medios de comunicación locales para enseñarles a los niños a protegerse de los peligros de las municiones sin estallar que se puedan encontrar en las zonas que serán evacuadas.