Inundaciones en el cuerno de África

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


Durante los meses de noviembre y diciembre ha habido una cantidad insólita de lluvias en algunas zonas del cuerno de África. Como resultado, poblaciones en Etiopía, Kenia y Somalia han quedado anegadas por el agua y han sido declaradas zonas catastróficas. Las vidas de 1,5 millones de personas han sido afectadas por este desastre

Las personas directamente afectadas por las inundaciones de los dos últimos meses, podrían elevarse a 3 millones para finales de diciembre.

Las inundaciones se repiten desde mediados de 2006, siguiendo a un largo periodo de sequía. La sequía precedente llevó a la extenuación de campos y ganado y condenó a parte de la población al límite de la hambruna. La combinación de esta situación de vulnerabilidad con las fuertes lluvias ha desbordado la posibilidad de supervivencia de muchas comunidades. Las inundaciones, lejos de aliviar los efectos de la sequía, han provocado la pérdida de vidas, desplazamientos masivos de población y daños considerables al medio de vida de muchas comunidades. Además de los peligros inmediatos que suponen las inundaciones para las vidas y las infraestructuras, hay que añadir sus efectos a corto y medio plazo. Ya se han detectado brotes de cólera y se teme que enfermedades como elpaludismo se extiendan aún más, como consecuencia del estancamiento de agua. En muchas partes de la región los acuíferos y pozos de agua han quedado sumergidos bajo el lodo y las aguas estancadas, mientras que las letrinas se han atrancado o desbordado. Esto pone en serio peligro la salud de los habitantes de estas zonas.

Las prioridades en estos momentos son:
  • asegurar el acceso al agua potable y el saneamiento, y fomentar su uso, para prevenir la propagación de enfermedades relacionadas con el agua,
  • Prevenir y tratar los brotes de diarrea y paludismo.

Para esto, UNICEF requiere urgentemente 23.052.902 euros para atender las necesidades inmediatas de los afectados por las inundaciones.