Crisis migratoria en Venezuela: más de 300.000 niños necesitan ayuda 

El trasiego de familias en el puente Simón Bolívar, situado entre Colombia y Venezuela, no cesa. Todos los días cruzan con sus hijos para buscar atención médica, escuelas y alimentos. 

Familias de Venezuela cruzando la frontera con Colombia

29/04/2019

Llueva o caiga el sol a plomo, cada día más familias toman la dolorosa decisión de iniciar el camino para dejar sus hogares en Venezuela y atravesar la frontera con Colombia y otros países de la región.

Familias con hijos adolescentes, padres y madres con niños pequeños a sus espaldas... nuestra directora global de Comunicación, Paloma Escudero, incluso conoció a una madre con epilepsia y embarazada de 8 meses mientras cruzaba el puente fronterizo. Necesitaba llegar a Colombia para hacerse sus exámenes prenatales y proteger su salud y la de su bebé.

"Para la mayoría de las familias, la decisión de irse es el último recurso que les queda”, explica Escudero, después de visitar Cúcuta, en el lado colombiano de la frontera con Venezuela, y conocer todo tipo de historias. Todas muy duras. Todas de pérdida y de búsqueda de un futuro mejor. 

327.000 niños migrantes venezolanos, en Colombia

La situación económica y política en Venezuela ha provocado que unos 3,7 millones de venezolanos abandonen sus hogares para ir a Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y otros países de la región. Alrededor de 1,2 millones se encuentran en Colombia, y a menudo viven en comunidades de acogida vulnerables donde los recursos ya están desbordados.

Al menos 327.000 niños venezolanos viven ya como migrantes y refugiados en Colombia, y si no reciben un mayor apoyo su salud, educación, protección y bienestar pueden correr peligro.

"Una lección de compromiso y perseverancia"

En Colombia, los niños migrantes de Venezuela reciben tratamiento médico y vacunas de manera gratuita. El país también les ofrece educación gratuita. Son más de 130.000 los niños venezolanos que están matriculados en las escuelas de todo Colombia, en comparación con los 30.000 que había en noviembre del año pasado. Casi 10.000 de estos estudiantes se encuentran en la ciudad fronteriza de Cúcuta y cerca de 3.000 de ellos viajan desde Venezuela todos los días para ir a la escuela.

"Vi a cientos de estudiantes cruzar a Cúcuta al amanecer, bajo una lluvia torrencial, para ir a la escuela. Tal dedicación al aprendizaje por parte de padres y estudiantes por igual es una lección de compromiso, perseverancia y determinación para todos nosotros", señala nuestra directora de comunicación global.

¿Qué hacemos por los niños migrantes de Venezuela?

Desde UNICEF, colaboramos estrechamente con organismos humanitarios, autoridades nacionales y locales, organizaciones no gubernamentales y comunidades de Colombia para proporcionar a los niños migrantes, y a los niños de las comunidades de acogida, servicios de salud, nutrición, educación y protección.

Estamos llevando a cabo apoyo con equipos móviles de salud; hemos creado espacios amigos para los niños, donde reciben apoyo psicosocial y de prevención de la violencia; suministramos agua potable y saneamiento; promovemos prácticas de higiene; creamos escuelas temporales; distribuimos material escolar; formamos a maestros; y prestamos apoyo nutricional.

Además, este año, desde UNICEF tenemos como objetivo:

  • Ayudar a vacunar a más de 30.000 niños
  • Proporcionar servicios de agua, saneamiento e higiene en las escuelas para 13.000 niños
  • Proporcionar a 40.000 niños oportunidades de aprendizaje formal e informal 
  • Llegar a 15.000 madres lactantes con micronutrientes
  • Alcanzar a 90.000 niños y adolescentes con medidas para prevenir y abordar la violencia, el abuso y la explotación, incluida la violencia de género y la prevención del reclutamiento de niños y adolescentes.

Para lograrlo, necesitamos 26 millones de euros para apoyar las necesidades básicas en materia de nutrición, salud, educación, agua, saneamiento e higiene, y protección de las familias que cruzan a Colombia. Por el momento, solo ha recibido 5,1 millones de euros.

"En un momento en que el sentimiento contra el inmigrante está aumentando en todo el mundo, Colombia ha mantenido generosamente las puertas abiertas a sus vecinos de Venezuela", explica nuestra directora global de Comunicación. "Es hora de que la comunidad internacional aumente su apoyo y ayude a satisfacer sus necesidades básicas. No podemos permitir que esa generosidad se agote", concluye.

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de 9h a 21h y sábados de 11h a 17h | socios@unicef.es