Aparecen minas antipersona tras las inundaciones en Pakistán

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


Tras el descenso del nivel de las aguas después de las inundaciones en Pakistán, se ha puesto de manifiesto la existencia de minas antipersona y artefactos explosivos en el país, lo que pone en peligro la vida de millones de personas.

Ese es el caso de Tayyab, de 4 años, a quien le explotó una mina mientras jugaba en su casa, produciéndole importantes heridas. Su padre, Mohammad Aslam, llevó el artefacto a su casa después de encontrarlo enredado con su cosecha, en la remota aldea de Sadra Sharif, en Khyber Pakhtunkhwa, al noroeste de Pakistán, una de las áreas más afectadas por las inundaciones.

"Vi esta cosa enredada entre las plantas y la llevé a casa por curiosidad", recuerda. "Ni por un momento se me pasó por la cabeza que estaba llevando la destrucción a mi familia".

"Quiero jugar, pero me duele", dice Tayyab, a quien tuvieron que amputar el pie debido a las heridas. "Llora todo el tiempo. Ha perdido mucho peso y se ha vuelto agresivo", dice la madre de Tayyab, Naseem Bibi.

Una amenaza que exige respuesta inmediata

Las inundaciones trasladaron los explosivos a Khyber Pakhtunkhwa desde las montañas de la vecina Waziristán del Sur, una de las zonas tribales bajo la administración federal del país, actualmente en conflicto.

"Se han notificado 16 casos durante los últimos dos meses en las zonas afectadas por las inundaciones", dice Farman Ali, Oficial de Protección Infantil de UNICEF. "Han resultado heridas siete personas, entre ellos niños, a los que se les ha realizado una amputación".

Para dar respuesta a esta situación, UNICEF y la Organización para la Paz y el Desarrollo Sostenible han ampliado el programa para concienciar a la población sobre los riesgos que implican las minas antipersona.

 La implicación de la comunidad, clave para salvar vidas

Un componente importante del programa es laselección y formación de voluntarios, que también reciben botiquines de primeros auxilios para la asistencia médica inmediata en caso de explosión. Paralelamente, se llevan a cabo sesiones en la escuela para ayudar a educar a los niños sobre los peligros.

"Si yo hubiera tenido la información y el conocimiento necesario, no le habría sucedido esto a mi familia", dice Aslam, el padre de Tayyab. Quiere asegurarse de que nadie más en su pueblo sufra el dolor que su familia ha sufrido, y por ello ahora ayuda a la organización local en la labor de concienciación.

"Las inundaciones han afectado a muchas zonas", dijo Inayat Ulah, un funcionario de la brigada de explosivos. "La concienciación sobre las minas y los explosivos sin estallar a escala comunitaria es muy importante, ya que los habitantes no cuentan con los recursos financieros ni humanos para limpiar estas zonas. Gracias a la identificación y notificación oportuna por parte de los miembros de la comunidad, se han salvado muchas vidas".