Anthony Lake recuerda en Haití el compromiso local e internacional con la infancia

Redacción UNICEF

Redacción UNICEF


El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, visitó un centro de tratamiento de cólera en Haití, donde tuvo la oportunidad de escuchar las preocupaciones de los enfermos.

La visita se produjo en el centro Gheskio de tratamiento de cólera, situado en un vecindario pobre de Puerto Príncipe.La epidemia de cólera, que surgió hace dos meses,sigue extendiéndose en Haití.

El centro, dirigido por William Pape, forma parte de una red de 72 centros y unidades de tratamiento de cólera establecidos por UNICEF y sus aliados en todo Haití.

Lake enfatizó varios aspectos durante su visita:

1. El compromiso de las Naciones Unidas, las ONG, y UNICEF en apoyar la lucha contra el cóleraen Haití. 2. La clave para combatir el cólera es movilizar acomunidades influyentes como los grupos y líderes religiosos. 3. Los aliados más importantes en la lucha contra el cólera son los mismos haitianos, y hay que apoyarles para que sean conscientes que el cólera se puede evitar y tratar. 4. El cólera puede afectar a cualquiera, y aquellos que están enfermos no deberían tener miedo de recibir ayuda en los centros de tratamiento de cólera. 5. Lastensas relaciones políticas en el momento actualno deberían interferir en el trabajo para controlar el cólera, una opinión refrendada por todos los partidos. 6. A todas las organizaciones humanitarias deberían permitirles trabajar y tener acceso sin trabas a los suministros médicos y a su distribución.

Compromiso con la infancia

Lake enfatizó que el sufrimiento que experimentan ahora los niños y sus familias en Haití, causado por el terremoto producido en enero, las inundaciones y la actual epidemia de cólera, exige elcompromiso continuo local e internacional, así como la voluntad política."Como siempre, y sin excepción, los niños son los más perjudicados por una crisis como esta epidemia de cólera y el terremoto de enero", dijo Lake.

UNICEF lleva a cabo, además, otras actividades de prevención del cólera, como el apoyo a 5.000 escuelas, 300 centros de nutrición y más de 700 centros de atención residencial. En ellos se distribuye jabón, pastillas potabilizadoras de agua, sales de rehidratación oral y se enseña a profesores y niños sobre prácticas de higiene seguras.