4,1 millones de niñas en riesgo de sufrir Mutilación Genital Femenina este año

En el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, recordamos que en los países en los que tiene mayor frecuencia, el doble de mujeres que hace 20 años quieren que se ponga fin a esta vulneración de sus derechos.

Mutilación Genital Femenina

06/02/2020

Presentamos un nuevo análisis que indica que alrededor de 1 de cada 4 niñas y mujeres que han sufrido mutilación genital femenina (MGF), o 52 millones de supervivientes de MGF en todo el mundo, sufrieron esta práctica siendo realizada por personal sanitario.

Esta proporción es dos veces mayor entre las adolescentes: el 34% de las víctimas de MGF de 15 a 19 años se sometieron a la MGF medicalizada, en comparación con el 16% de las víctimas de 45 a 49 años, lo que indica un crecimiento en la medicalización de la práctica.

De hecho, el aumento en la prevalencia de la MGF medicalizada ensombrece el progreso global en la eliminación del apoyo a esta práctica

"Medicalizar la mutilación no la hace segura, moral o defendible"

“La mutilación realizada por un médico sigue siendo mutilación. Los profesionales de la salud que realizan la mutilación genital femenina, violan los derechos fundamentales, la integridad física y la salud de las niñas", explica nuestra directora ejecutiva, Henrietta Fore. "Medicalizar la práctica no la hace segura, moral o defendible".

El aumento de patologización de la MGF deriva de la creencia errónea de que los riesgos de la MGF se deben a la ausencia de procedimientos médicos; en lugar de atribuirla a una violación fundamental de los derechos de las niñas. Medicalizar la práctica de la MGF no elimina el peligro que representa para las mujeres, ya que esta práctica elimina y daña el tejido sano y normal e interfiere con las funciones naturales del cuerpo de la niña.

La MGF medicalizada o tradicional, realizada por cualquier categoría de proveedor de atención médica, en una clínica pública o privada, en el hogar o en otro lugar, es extremadamente común en países como Egipto y Sudán, por ejemplo, donde la MGF de cerca de 8 de cada 10 niñas, fue realizada por personal médico.

Los riesgos de la MGF medicalizada se evidenciaron tras conocerse la muerte de una niña de 12 años en Egipto el mes pasado, lo que provocó la indignación internacional y la condena de Naciones Unidas y del gobierno egipcio. Egipto prohibió la MGF en 2008 y aumentó la pena por esta práctica en 2016.

La tendencia hacia la MGF medicalizada se enfrenta a una creciente oposición a esta práctica a nivel mundial. Según este nuevo análisis, en las últimas dos décadas, la proporción de niñas y mujeres -en países de alta prevalencia- que desean poner fin a esta práctica, se ha duplicado.

Según el análisis, las adolescentes son más propensas que las mujeres mayores a rechazar esta práctica. En Egipto, Sierra Leona y Guinea, las adolescentes tienen al menos un 50% más de probabilidades que las mujeres mayores de oponerse a la mutilación genital femenina.

"La mutilación está enraizada en las desigualdades de género"

"La mutilación genital femenina está enraizada en las desigualdades de género, y el primer paso para ponerle fin es cambiar la mentalidad de las personas", añade Fore. “Estamos progresando. Las actitudes están cambiando. Los comportamientos están cambiando. Y, en general, hay menos casos de MGF".

La mutilación genital femenina pone en peligro la salud de mujeres y niñas y puede tener consecuencias físicas, psicológicas y sociales a largo plazo. Si bien la prevalencia de esta práctica en todo el mundo ha disminuido desde hace tres décadas, al menos 200 millones de niñas y mujeres vivas hoy en día han sufrido MGF en los 31 países con datos disponibles, y 68 millones de niñas están en riesgo de sufrirla para 2030. Solo en 2020, más de 4 millones.

¿Te gustaría hacer algo extraordinario hoy?

Hazte socio. Elige ahora tu aportación mensual.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 074 de lunes a viernes de L. a V. de 9h a 21h y S. de 11h a 17h | socios@unicef.es