VIH/SIDA: Yana nació con el virus pero nada ni nadie la ha detenido

Yana pasó miedo cuando su madre le dijo que tenía el VIH. Ahora, a sus 20 años, lidera un grupo de apoyo formado y dirigido a jóvenes con un objetivo: concienciar de que el VIH/SIDA es solo una enfermedad más.

Yana nació con el VIH en Ucrania

25/07/2018

A Yana se le vino el mundo encima cuando, a los 10 años, su madre le sentó en la cocina y le comunicó que había nacido con el virus del VIH/SIDA. Se lo contó a su mejor amiga y se desmoronó, se echó a llorar. Según sus propias palabras: "Era la primera vez que me citaba con la muerte, siendo tan joven aún no estaba preparada para morir".

Pero la historia no quedó ahí. Nada la iba a derrotar ni a detener. Tener el virus no significa el fin del mundo ni mucho menos. Ahora, a sus 20 años, lidera un grupo de apoyo formado por jóvenes y dirigido a jóvenes llamado Teenergizer, con un objetivo principal y muy claro: convencer a los adolescentes que lo tienen de que el VIH/SIDA es solo una enfermedad más.

Yana tiene claro el mensaje: "No puedes cambiar nada, pero puedes aceptar la situación con una actitud positiva".

En UNICEF apoyamos redes de gente joven en todo el mundo como Teenergizer, grupos de adolescentes cuyo objetivo no es otro que sentar unas bases que supongan un cambio significativo y duradero en la respuesta a enfermedades como el VIH/SIDA.

Hablar en público y abiertamente sobre el virus no debería suponer ningún riesgo para nadie, no debería ser ningún tabú. Muchas veces, los estigmas o la discriminación hacen que los jóvenes dejen de tomar su medicación e incluso que abandonen la escuela, y estas son las cosas que pretende evitar Yana con su grupo de apoyo.

VIH/SIDA: una joven lo contrae cada 3 minutos

Alrededor de 30 adolescentes de entre 15 y 19 años contrajeron el VIH/SIDA cada hora en 2017, según nuestro nuevo informe Women: At the heart of the HIV response for children (Mujeres: en el centro de la respuesta al VIH entre los niños), que ofrece estadísticas sobre el VIH/SIDA y su impacto en los más vulnerables.

Solo el año pasado, 130.000 niños, niñas y adolescentes menores de 19 años murieron a causa del VIH/SIDA, y 430.000 –casi 50 a la hora– contrajeron la infección. De estos, 2/3 partes del total (20) eran niñas, lo que supone que cada 3 minutos, una adolescente contrae el virus en el mundo.

"Se trata de una crisis tanto de salud como de capacidad para actuar. En la mayoría de países, las mujeres y las niñas carecen de acceso a información, a servicios e incluso a la posibilidad de decir ‘no’ a las relaciones sexuales inseguras. El VIH/SIDA se propaga entre los más vulnerables y marginados, y deja a las adolescentes en el centro de la crisis. La lucha está lejos de terminar", afirma Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

El número de nuevas infecciones entre los niños de 0 a 4 años de edad se redujo en un tercio entre 2010 y 2017. Ahora, 4 de cada 5 mujeres embarazadas que viven con VIH/SIDA tienen acceso a un tratamiento que las mantiene sanas y reduce el riesgo de transmisión a sus bebés.

En la región de África meridional, durante mucho tiempo epicentro de la crisis del VIH/SIDA, Botswana y Sudáfrica registran ahora tasas de transmisión materno-infantil de solo el 5%, y más del 90% de las mujeres con VIH/SIDA siguen un tratamiento eficaz Además, cerca del 100% de las mujeres embarazadas de Malawi, Zambia y Zimbabwe conocen su estado serológico.

Ayúdanos a salvar la vida de miles de niños en emergencias

 

Elige tu aportación mensual

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 066 de lunes a viernes de 9h a 21h y sábados de 11h a 17h | socios@unicef.es