Rep. Centroafricana (2) - UNICEF en el terreno: Una campaña nacional de vacunación

Sara Cortés, del equipo de comunicación de UNICEF-Comité Español, nos narra desde República Centroafricana el día a día de un viaje con una representación de Dodot encabezada por Estefanía Luyk, modelo y madrina de la marca.

Me he levantado sobresaltada y con el estómago revuelto. “Vaya”, pienso, “soy la primera en caer”. Un poco de medicina y un desayuno rápido. La inauguración de la campaña nos espera…

Hay colas y colas de mamás esperando para ser vacunadas. Algunas traen a sus recién nacidos para ser vacunados también. Todo parece bajo control. Ninguna madre ha tenido que andar más de5 kilómetros para acceder a un punto de vacunación. Todos los aliados de UNICEF se desenvuelven con eficiencia cronometrada: los que vacunan , los que han sensibilizado a la comunidad, los que organizan las interminables colas, el personal de salud de apoyo…Y la jefa de la sub-oficina de UNICEf en Kaga Bandoro, Nicoleta , que se multiplica como traductora, guía, consejera…

Después volvemos a los coches. Nos advierten de no bajar. La seguridad de UNICEF es muy estricta porque estamos entrando en territorio rebelde. “Ellos nos ven, pero nosotros a ellos : no” dice Clement, jefe de seguridad de UNICEF que viaja con nosotros.

Llegamos a unos de los poblados más grandes de la zona, Nana Outto, donde sigue la campaña de vacunación. Los niños y las madres nos muestran su carnet de vacunación. Tambiñen conocemos a los doctores y matronas de la zona. Una de ellas, matrona tradicional, nos cuenta que “hay que limpiar bien los instrumentos que se utilizan en el parto después de cada alumbramiento, porque sino se quedan sucios de sangre y se puede transmitir el tetanos o el SIDA sin querer”.

Justamente, a la tarde, ya después de comer hemos encontrado a Achetou.Achetou no sabe su edad. “Unos 19 o 20”, dice. Está embarazada de 6 meses y medio. Se ha vacunada contra el tetanos esta mañana y es seropositiva. Nadie sabe que tiene VIH. Cuándo le preguntamos porqué no se lo ha dicho a nadie nos dice “que tiene miedo”. Tampoco sabe decirnos cómo se contagió, dónde se fué su marido, ni si quiere tener más hijos. Achetou forma parte de un programa de UNICEF para evitar la transmisión del VIH de madre a hijo. Habla muy suave, porque tiene miedo y está hablando de lo que más miedo le da con gente que no conoce de nada. Intentamos que sonría y sonríe tímidamente. Luego baja los ojos. ¿Cómo puede guardar para sí misma un secreto tan terrible? Porque sospecha que su comunidad, si lo sabe, la acabará repudiando y estaría aún más sola.

De allí , vamos  visitar al prefecto con Nicoleta. El prefecto aprovecha para hacer la carta de los reyes magos a UNICEF. Necesitan de todo. No hay agua, no hay comida, no hay material escolar. “Necesitamos ayuda, más ayuda”, no cesa de repetir.