Niños, extranjeros y solos en España: cuando la desprotección se multiplica 

No hay imagen que despierte más nuestra ternura y protección que la de un niño. Y más si está solo, sin un adulto que le proteja. Pero si, además, está un país que no es el suyo, donde se habla una lengua que no conoce y la cultura le resulta extraña, la desprotección es aún mayor.

Niños, extranjeros y solos en España: cuando la desprotección se multiplica por tres

Aunque me resisto a usar la palabra “MENAS”, Menores Extranjeros No Acompañados, no me queda otra que mencionarla, para que todo el mundo entienda de quiénes estoy hablando. Esta abreviatura se ha impuesto para nombrar a aquellos niños y niñas extranjeros que llegan solos a nuestro país. Un colectivo extremadamente vulnerable: niños, migrantes y solos, sin un adulto que les proteja.   

El uso de esta expresión cosifica a los niños, y va en contra del espíritu de la Convención sobre los Derechos del Niño. Los niños son solo niños. Todos con los mismos derechos, sin discriminación. Y mientras les consideremos niños y los nombremos como tal, les estamos poniendo un cinturón de seguridad: la protección que las normas nacionales e internacionales brindan a la infancia. Y, sinceramente, a Ibrahim, Malika y Maiga, como a otros tantos que conozco, les hace falta llevar ese cinturón de seguridad siempre bien abrochado. 

Menores extranjeros no acompañados en España, ¿cuántos son?

Si hacemos una búsqueda de la palabra “MENAS” en el todopoderoso Google, encontramos titulares como “Se dispara la llegada de menores no acompañados” o “La sangría es imparable”. Pero ¿cuántos son realmente? ¿de qué cifra estamos hablando? Pues bien, los datos existen, pero solo se hacen públicos una vez al año en la Memoria de la Fiscalía. Existe un Registro de Menores Extranjeros no Acompañados donde se les inscribe cuando su minoría de edad no ofrece dudas, o se determina mediante una serie de pruebas. 

En octubre de 2017, había inscritos en el Registro 5.380 menores extranjeros no acompañados. Una de las cifras más altas de los últimos años, cercana a las de 2006 y 2007. El resto de cifras que circulan son estimaciones. Es una cifra baja si la comparamos con la de otros países como Alemania, donde entre 2015 y 2017, más de 70.000 niños solos pidieron asilo. No obstante, no por tratarse de una cifra tan baja deja de ser preocupante, ya que viven en una situación de extrema vulnerabilidad.   

¿Por qué vienen a España niños solos? ¿Dónde están sus familias?

La llegada de niños solos a nuestro país comenzó a finales de los 90 y ha sido un fenómeno que ha ido creciendo en los últimos años. Aunque el porcentaje con respecto a las cifras de migrantes adultos sigue siendo baja y también con respecto al total de niños extranjeros que viven en España, que supera el medio millón.  

En estas décadas, el perfil no ha cambiado demasiado. Siguen siendo en su mayoría adolescentes de Marruecos y Argelia, aunque poco a poco ha ido aumentando el número de los que provienen, sobre todo, de distintos países de África Subsahariana. La inmensa mayoría de ellos huyen de la pobreza, de la exclusión y la falta de oportunidades. Algunos también buscan protección a causa de la violencia en sus países de origen.

¿Qué sabemos de sus familias? Aunque algunos puede que hayan perdido a sus padres o familiares por culpa de la violencia, en muchos de los casos la familia continúa en el país de origen. Habitualmente provienen de familias numerosas con pocos recursos. Abandonan a su familia y su país en busca de una oportunidad, de un futuro mejor. 

Niños extranjeros no acompañados: los peligros a los que se enfrentan

Los “Menores Extranjeros No Acompañados” dependen de las Comunidades Autónomas, que deben garantizar su protección. Ha habido avances en los últimos años, y se han realizado cambios en las leyes para reforzar su protección como la creación del registro o la regulación de las repatriaciones (retorno a su país). Sin embargo, siguen existiendo actuaciones de las propias entidades públicas e incluso algunas normas que les colocan en una situación de vulnerabilidad, e incluso de desprotección que les enfrenta a peligros e incertidumbre.

  • Las pruebas para identificar su condición de niños. Por norma general, los niños no acompañados no pueden ser expulsados del país ni ser internados en los llamados “Centros de Internamiento para Extranjeros” (CIES). Si el niño tiene documentación o una apariencia clara de menor de edad, su tutela la ostenta la Comunidad Autónoma, que es quien debe garantizar su protección.

Si el niño no tiene documentación, o esta no se considera válida, y hay dudas sobre su edad, el sistema prevé que se le hagan pruebas para determinar la edad. Y ahí nos encontramos con la primera barrera que es el propio sistema de identificación. Se somete a los niños a un uso excesivo de pruebas médicas sin garantías jurídicas suficientes. Además, se trata de pruebas casi siempre radiológicas (radiación) que no dan resultados fiables ni evalúan su madurez psicológica. 

Y el segundo peligro viene de una identificación incorrecta. Si a un niño se le identifica incorrectamente como mayor de edad, ya sea por su apariencia o por un error en las pruebas, queda expuesto a vivir en la calle, ser detenido, expulsado del país o ingresado en un Centros de Internamiento de extranjeros (CIE), lo que implica una privación de libertad en contra de la ley.  

  • La falta de recursos en los Centros de Protección: Una vez identificado como menor de edad, solo puede (y debe ser) retornado/repatriado a su país, si tras una investigación y valoración, teniendo en cuenta su mejor interés, se concluye que el niño tiene una familia con capacidad e interés para cuidarlo o el país tiene servicios sociales que garanticen el disfrute de sus derechos.

Si el retorno no es posible (algo que ocurre en la mayoría de los casos), el niño pasa a ser tutelado por la Comunidad Autónoma correspondiente que lo envía a un Centro de primera acogida, de manera temporal, hasta que se decida una solución más duradera. Esta solución más duradera debe ser su hogar, hasta que cumpla la mayoría de edad. Puede ser un acogimiento familiar o una residencia/piso donde son atendidos por personal cualificado. 

La dotación de estos pisos o residencias depende en cada caso de los recursos y el enfoque que cada Comunidad Autónoma otorgue a estos servicios de protección. Lo que está ocurriendo en la práctica es que no todas las residencias o alojamientos donde viven estos menores son lugares adecuados para vivir y desarrollarse. El Defensor del Pueblo visita cada año residencias y alojamientos que no reúnen las condiciones necesarias para el cumplimiento de sus derechos.

En un contexto de aumento de las llegadas de niños solos a España, es imprescindible aumentar la cantidad y calidad de los recursos destinados a estos sistemas de protección, sobre todo en los lugares y comunidades autónomas donde más se concentran. También hay que apostar por acogerles en familias o, en su defecto, en lugares y con personas que consigan que los niños y niñas se sientan queridos y en casa. 

En la práctica, se está dando la situación de que hay niños no acompañados viviendo temporal o permanentemente en la calle. Algunos alegan que las condiciones en los centros no son adecuadas. Por ello es necesario que las autoridades que tienen la tutela tengan una actitud positiva frente a las posibilidades de integración de estos menores de edad y no cesen en el intento de explorar fórmulas que garanticen su protección.

Niños migrantes no acompañados

(Foto de archivo, Libia)

El laberinto de la integración en la sociedad

La integración debería producirse mientras el niño está bajo la tutela de la Comunidad Autónoma. Cada niño tutelado por la administración pública debe tener un plan individual donde se detalle la educación que va a recibir en España y deberían contemplarse medidas específicas de integración para este colectivo.

Sin embargo, aunque existen planes educativos individuales en algunas Comunidades Autónomas, el sistema de protección debe avanzar para que esta integración se produzca. Incluso en el ámbito de la educación, hay mucho abandono escolar entre los niños tutelados, sobre todo si son de origen extranjero porque tienen problemas con la lengua y con el nivel educativo de base.

Durante la minoría de edad, muchos no consiguen integrarse bien en los colegios y barrios donde viven. Aunque entusiasmo no les falta y algunos cuentan hoy historias de éxito, demasiados factores parecen estar en contra, porque están doblemente marcados por las etiquetas “tutelados” y “MENAS”.

Los “Menores Extranjeros No Acompañados" enfrentan estos obstáculos y muchos más que no tienen cabida en este post. Ser niño, estar solo y ser migrante no es fácil, pero hay muchas barreras que podemos y debemos evitar.

Desde UNICEF Comité Español trabajamos, con todos los medios a nuestro alcance, para investigar e informar sobre la situación de estos niños, y estamos en contacto permanente con las organizaciones que hacen intervención directa. Y, por supuesto, trabajamos con las autoridades implicadas haciendo propuestas concretas para que se garantice su protección. Lo que pedimos son: derechos garantizados, soluciones de protección sin tantos requisitos y una apuesta por su integración sin titubeos y sin fecha de caducidad.

Sara Collantes

Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español.