Maseo ya está protegido contra el sarampión

Maseo tiene 4 meses y está esperando su turno para ser pesado, medido y vacunado en el puesto de vacunación apoyado UNICEF en Kalumba Kiashi, a las afueras de Luanda (Angola).

Es el más pequeño de los tres hijos de Rosa. Todos son niños.

Rosa sabe por experiencia que lavacunación es importante para proteger a sus hijos. “Siento que mis niños no enferman tanto como otros niños”, dice.

Las vacunas son ahora incluso más importantes, ya que hay noticias de un brote de sarampión en el vecindario y de brotes de cólera a lo largo del país. 

Pero en la comunidad de Rosa no todos son conscientes de laimportancia de la vacunación para prevenir las enfermedades.

“No hablamos de ello”, dice. “Quizá deberíamos hacerlo”.

Maseo tiene una cartilla de vacunación. “Esto nos ayuda a saber cuándo debemos volver”.

Esta protección es importante en un país donde las huellas de la intensa guerra civil que terminó en 2002 siguen siendo visibles.

El nivel de vida es bajo para gran parte de la población, y la esperanza de vida y las tasas de mortalidad infantil están entre las peores del mundo.

100% vacunación: llegar a los que más cuesta llegar

UNICEF, a través de una estrategia llamada Alcanzar Cada Distrito (RED, por sus siglas en inglés), trabaja con las organizacioneslocales y con los líderes religiosos y tradicionales para identificar y llegar a lasáreas donde hay un gran número de niños sin vacunar.

La estrategia RED es un éxito, pero aún faltan muchos lugares a los que llegar. Las contribucionesde los donantes nos ayudarán a  recorrer el resto del camino.

El objetivo de UNICEF es llegar al 100% de niños vacunados en todo el mundo, para que todos los niños estén protegidos contra enfermedades que pueden poner en riesgo sus vidas o causarles una discapacidad. 

Todavía 1 de cada 5 niños permanece sin vacunar, en riesgo de sufrir enfermedades prevenibles con una simple vacuna. 

Pero podemos evitarlo, y con tu ayudapodremos: 

  • Comprar cámaras frigoríficas, congeladores, neveras y cajas frías que mejorarán la cadena de frío para mantener las vacunas a la temperatura adecuada.
  • Formar a supervisores locales y provinciales, así como vacunadores y movilizadores de salud en las comunidades de las áreas más difíciles de alcanzar.
  • Aumentar la participación de la comunidad y su aceptación de las vacunas, a través de la asistencia técnica y la supervision de la movilización social y las actividades de comunicación.
  • Proporcionar apoyo técnico al personal sanitario municipal para fortalecer la seleccion, formación y supervisión de vacunadores. 

No pararemos hasta conseguir que todos los niños, aunque vivan en las comunidades más remotas y aisladas, estén vacunados