Larga espera

El día ha transcurrido pendiente del teléfono y de la información permanente del representante de la oficina, a la espera de que llegara el permiso para filmar. Por la mañana, entrevista en la oficina con el responsable del centro de Agondje, de acogida de niños víctimas de la trata. Es puro dinamismo, desprende vitalidad y entusiasmo, parece que ha nacido para el centro, que comenzó a funcionar en 2001, gestionado por el Ministerio de Asuntos Sociales, con el apoyo de UNICEF. 

El día ha transcurrido pendiente del teléfono y de la información permanente del representante de la oficina, a la espera de que llegara el permiso para filmar. Por la mañana, entrevista en la oficina con el responsable del centro de Agondje, de acogida de niños víctimas de la trata. Es puro dinamismo, desprende vitalidad y entusiasmo, parece que ha nacido para el centro, que comenzó a funcionar en 2001, gestionado por el Ministerio de Asuntos Sociales, con el apoyo de UNICEF. Estamos deseando visitarles. Pero a la tarde, tampoco tenemos noticias del permiso, así salimos a conocer algo más de la ciudad, guiados por Marcos. Libreville no da sensación de ciudad peligrosa, pero no es recomendable que las chicas extrajeras salgan solas, máxime si son blancas. Por la noche, la oficina nos invita a cenar en el Yang Tse, un restaurante chino. Terminamos brindando por la infancia.