La malnutrición en Mauritania, una alerta en silencio

Cuando se dan cifras y cifras uno no sabe como interpretarlo y parece que como no tienen nombre de persona ni vemos sus caras, no tiene relevancia para lo que inmersos en nuestra rutinas diarias no tenemos que pensar en que llevarnos a la boca. En Mauritania las cifras de las encuestas de nutrición asustan pero son como en el resto de la región de sahel, es un síntoma de lo que acontece. Foto 1 Niños en un pueblo del Sur UNICEF Mauritania/Ines Lezama 2008La malnutrición o desnutrición tiene diversas clasificaciones en función de la medida que tomemos.

Si hablamos de la malnutrición aguda, hablamos de perdidas de peso recientes en función del tamaño del niño o niña sin tener en cuenta su edad. Si hablamos de la altura en función de la edad, hablamos de retraso de crecimiento o de malnutrición crónica. La relación peso con la edad es un índice que tiene en cuenta los dos tipos de malnutrición y hablamos pues de malnutrición global. Lo que es importante hablar, aquí en Mauritania ,es de la prevalencia de la malnutrición aguda, como consecuencia, de entre otros factores, la falta de acceso a alimentos adecuados para la edad, de practicas alimenticias adecuadas, al difícil acceso a servicios de cuidados sanitarios esenciales, al agua potable y saneamientos adecuados, etc. Y es que acceder a ciertos alimentos parece un lujo, sobre todo en época de escasez y ahora que los precios de ciertos alimentos han subido tanto. Esto acentúa aun mas la situación de vulnerabilidad de la población mauritana y en concreto la de los niños y niñas. La malnutrición es la causa del 55% de las muertes de los menores de cinco anos aunque afecta sobre todo a los más pequeños… los menores de 3 anos. Las encuestas muestran la evolución de esta “emergencia silenciosa” en diciembre de 2006, 8.6% de los niños sufrían malnutrición aguda, entre junio y 

septiembre de 2007 la cifra ascendió a 12,6%. Las cifras de febrero-marzo se sitúan en torno a 12,1%. Teniendo en cuenta que la época de escasez comienza ahora hasta el mes de septiembre se puede ver que en silencio se dará un aumento de esta tasa que pasa los limites de alerta (10%) y se acerca a los limites establecidos como emergencia (mas de 15%). ¿Pero esto qué significa? Esto quiere decir que 1 de cada 8 niños mauritanos sufre de malnutrición aguda y requiere tratamiento terapéutico. Existen diferencias en las regiones, 5 regiones de 13, es decir casi la mitad tienen porcentajes superiores a 15%, así Gorgol alcanza los 20,4%, seguido de Brakna con 17.9%.  La mayor concentración de malnutridos esta en la zona sur del país. Pero estas diferencias en números no solo existen en las tasas de malnutrición también en las de los precios de los alimentos. En casi un ano el trigo ha pasado de venderse de 100 UM a 140 UM, las pastas alimenticias de 260 a 425 UM y el aceite de 320 a 470 UM.¿Qué es lo que se puede hacer? Una situación como esta requiere prevención y tratamiento de la malnutrición ¿Cómo prevenir más casos de malnutrición? Acciones que se llevan acabo en el país:

1. Fomentando la práctica de la lactancia materna exclusiva adecuada hasta los 6 meses
2. Promocionando una correcta alimentación complementaria hasta los dos anos
3. Fomentar el acceso a cuidados de salud adecuados (también vacunación y mosquiteras impregnadas)
4. Suplementación con vitamina A
5. Desparasitación
6. Educación nutricional a madres y familias

¿Cómo tratar los casos de malnutrición? Acciones que se llevan acabo en el país Hace un año se puso en marcha un protocolo nacional (entre gobierno, OMS y UNICEF) para el manejo de la malnutrición aguda que va tomando forma poco a poco en los centros de recuperación especializados. Existen distintos centros:

A. Los que tratan la malnutrición aguda severa con complicaciones medicas de forma intensiva
B. Los que tratan la malnutrición aguda severa sin complicaciones de una forma ambulatoria
C. Los que tratan la malnutrición aguda moderada de forma ambulatoria.

Todos los centros son espacios en los que se dan los cuidados adecuados para los casos que llegan. Existen, en los centros los utensilios y los insumos para tratar la desnutrición, en ocasiones lo que falla es la rutina de estos centros. Por eso es necesario poner en marcha mecanismos de seguimiento estrecho sobre todo ahora que la peor época del ano esta por llegar. Los llamados RUFTs (siglas de su nombre en inglés) son los alimentos terapéuticos listos para el consumo que se utilizan en los tratamientos que no tienen complicaciones médicas. Con 0,35 centavos de dólar se puede adquirir un sobre de 92 gr de producto. Se necesitan unos 112 

paquetes al mes para un niño como media, es decir curar la malnutrición sin complicaciones de un niño cuesta unos 40 dólares.  Además de estas acciones hace falta que haya sinergias entre los actores, que con cierta tendencia hacen su labor de forma poco coordinada. Pero es necesario también que la población entienda que existen medidas para paliar las situaciones moderadas y que no hace falta esperar casos límites para acercarse a los centros. Las medidas están en marcha, ahora solo falta esperar la consecuencia de la situación actual para que los centros lleguen a la saturación.   Entonces las necesidades serán otras… Apoyar a este país que depende demasiado de los productos que vienen del exterior (75% de las necesidades se cubren con la importación) es crucial para evitar que la alerta se convierta en emergencia. Aquí que, en muchas tiendas sobre todo de la capital, se encuentran muchos productos alimenticios españoles, que por cierto en España nos cuestan bastantes euros, y que en ocasiones nos cuesta pagar, hace falta que todos colaboremos apoyando las acciones que UNICEF hace para apoyar al gobierno a mejorar la supervivencia infantil.