Huracán Matthew: en máxima alerta

Dos niños posan frente a la cámara durante las inundaciones provocadas en Haití por el huracán Tomás en 2010.

Ahora mismo me encuentro en Puerto Príncipe,Haití, esperando. Igual que 10 millones de niños, mujeres y hombres. El huracán Matthew se dirige hacia nosotros y no pinta muy bien.

Presiento que vamos a necesitar una respuesta enorme.

Haití no se merece esto, sobre todo después de todo el trabajo de reconstrucción tras el devastador terremoto de 2010.

En un país donde menos de 1 de cada 5 personas en las zonas rurales tienen acceso a saneamiento mejorado y donde alrededor del 40% bebe de fuentes de agua desprotegidas, se teme que el huracán empeore un panorama ya de por sí oscuro para los niños.

Huracán Matthew: ¿qué estamos haciendo desde UNICEF?

En los últimos días, desde UNICEF hemos estado trabajando frenéticamente, codo con codo con el Gobierno y la comunidad humanitaria, para preparar el país frente al huracán Matthew:

  • Hemos recorrido las calles para pedir a la población que preparen material de emergencia, protejan sus casas y difundan el mensaje.
  • Hemos preparado suministros esenciales para distribuir a 10.000 personas si fuera necesario.
  • El agua potable está lo primero en la lista de prioridades. Hemos distribuido bidones de agua y pastillas potabilizadoras a diferentes regiones del país.

Hace 50 años, el 29 de septiembre de 1966, el huracán Inés golpeó Haití. Como Matthew, se trataba de un huracán de categoría 4 con vientos de hasta 250 kilómetros por hora. Inés dejó cerca de 1.000 muertos, miles de heridos y más de 60.000 personas sin hogar. Entonces los daños ascendieron a 20 millones de dólares. Esta vez podría ser peor.

Huracán Matthew: el 60% de los haitianos viven con menos de 1,25 dólares diarios

El 60% de la población en Haití vive con menos de 1,25 dólares al día. Muchos niños y sus familias están viviendo en casas que apenas pueden soportar las fuertes lluvias. Mientras escucho cómo el viento se intensifica fuera, mis pensamientos están con esas familias que sienten cómo tiemblan sus paredes.

Es triste escribir esto mientras nos dirigimos a una situación que podría causar sufrimiento a miles de niños y no podemos hacer nada para evitarlo. Lo único que podemos hacer es estar preparados para responder una vez conozcamos el nivel de devastación que causará la tormenta.

Si quieres, tú puedes ayudarnos a preparanos frente al huracán Matthew y otras catástrofes naturales.

Cornelia Walther

Directora de comunicación de UNICEF Haití