Etiopía (y 3): Hilina Foods, en la fábrica de Pumply'nut®

Amalia Navarro, Directora de Sensibilización y Advocacy de UNICEF-Comité Español, viajó hace unas semanas  a Etiopía para visitar el trabajo del Programa Nutricional de Emergencia de UNICEF en SNNPR y la fábrica de Pumply’Nut®. Durante su viaje ha estado escribiendo sobre el problema de la malnutrición en Etiopía y sobre cómo está trabajando UNICEF para atajarlo. 

Visitamos la fábrica de Plumpy’nut® en Etiopía, una fábrica moderna a las afuera de Addis Abeba, gestionada y dirigida enteramente por personal etíope. Nos recibe el Director Sr, Belete Beyene que, orgulloso, nos cuenta la historia milagrosa de la fábrica. En la anterior hambruna que azotó a Etiopía en 2003 la respuesta fue desorganizada porque no había protocolos de actuación – UNICEF, junto con el Ministerio de Salud desarrollaron un protocolo de gestión de malnutrición severa aguda y acordaron ampliar la capacidad de respuesta en emergencia con la producción local de Plumpy’nut®.  Gracias a la financiación de UNICEF, y de un gran donante próximo al Comité Nacional  de USA, la fábrica de Plumpy’nut® en Etiopía se pudo inaugurar en 2007.

En la actualidad trabajan ellatrabajan 107 personas, la mayoría mujeres, y producen 100 toneladas de Plumpy'nut® al mes – el 50% de la producción la compra UNICEF, pero tambien otras organizaciones que luchan contra la malnutrición severa aguda en Etiopía. La fábrica nos impresiona por su eficiencia, limpieza y el orgullo de todos los que trabajan en ella.  Esta prevista una ampliación que duplicará su capacidad para enero 2009. Y finalmente… Y finalmente, para cerrar el círculo, estas entradas para el blog Cuaderno de Terreno, escritas desde Etiopía estarían incompletas sin hablar de todas las personas que trabajan en UNICEF sobre el terreno. Desde las personas en Addis Abeba hasta el equipo de UNICEF en SNNPR… en su mayoría etíopes, maestros, nutricionistas, biólogos, conductores profesionales que trabajan en nutrición, salud, educación, protección y logística. Nos acompañaron en visitas a autoridades locales, postas de salud, hogares, centros de tratamiento terapéutico de la malnutrición aguda. Nos explicaron con profesionalidad, sencillez e infinita paciencia lo que estábamos viendo, la diferencia entre un niño con marasmo o kwashiorkor, la nutrición terapeutica, el trabajo de UNICEF y el porque de la malnutrición infantil entre tanto verdor. Nos tradujeron las explicaciones de las autoridades y las contrapartes, y sobre todo las palabras de las madres, de los niños y loshealth extensión workers. A todos ellos, con admiración, gracias.