El Registro Civil: mucho más que un derecho

Post de Sara Collantes, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo de UNICEF Comité Español

La inscripción en el Registro Civil es fundamental para garantizar los derechos de los niños en todo el mundo.

Cuando era una niña y me encontraba con las vecinas de mi abuela en el almacén de comidas del barrio donde creció mi padre, me solían preguntar: “¿tú eres la nieta de María, no?” No era la única pregunta que me hacían. Solían acompañarla de otra, más pintoresca y curiosa: “Pero… tú, ¿de quién eres?, ¿de Miguel?, ¿de Ángeles?, ¿de Eduardo? o ¿de José María?”. Una vez que le revelaba la incógnita, se dejaban de elucubraciones y afirmaban con sorprendente seguridad…. “¡pues claro, de José María! ¡¿de quién ibas a ser?, si eres igualita que tu padre!”.

En mi vida, tanto a mis padres como a mí, nos han preguntado muchas veces “quién soy yo” y “de quién soy”, y no sólo un puñado de vecinos amables, sino un sinfín de funcionarios encargados delRegistro Civil, de la renovación delDNI o del alta en la Seguridad Social, además de personas que querían comprobar, en elmédico o en un tren, si mispadres eran quiénes decían ser.

Recuerdo que siempre me ha resultado curioso que sólo enseñando papeles (la partida de nacimiento, elLibro de Familia, el DNI…), era considerada “alguien”, existía, se me abrían las puertas. Suerte la mía, porque, de algún modo, así era y así es.

LA INSCRIPCIÓN EN EL REGISTRO CIVIL ES UN DERECHO FUNDAMENTAL

La inscripción del nacimiento, donde aparecen los datos básicos que nos identifican como personas únicas y singulares (nombre, sexo, dónde y cuándo nacimos, nombre de nuestros padres, etc.), es un derecho fundamental que tienen todos los niños del mundo. Y va mucho más allá.

Estar inscritos en el Registro Civil y tenercertificados que den fe de ello, es la puerta de entrada al disfrute del resto de derechos de la infancia: el derecho a recibir asistencia sanitaria, a acudir a una escuela, a ser protegidos de todo abuso o explotación, a no casarse antes de la edad legal etc.

Según el nuevo informe de UNICEF sobre inscripción de nacimientos, en el mundo 1 de cada 3 niños menores de 5 años (o lo que es lo mismo, 230 millones) no existe oficialmente, la mayoría en Asia meridional y África Subsahariana.

Su nacimiento nunca ha sido inscrito civilmente. No hay constancia, por tanto, de su existencia, están a merced de que se les rapte, se les encierre, se les someta a todo tipo de violencia o explotación. Tampoco se les tiene en cuenta a la hora de planificar servicios de salud, educación o protección, ni durante la infancia, ni en la edad adulta.

Los datos ponen de manifiesto que el problema se agrava en laszonas más pobres, rurales y marginadas, en las familias cuyas madres no han tenido acceso a la educación y no pueden caer en la cuenta de la importancia del registro. También entre minorías, refugiados y desplazados, huérfanos y discapacitados. El problema adquieredimensiones extraordinarias para los niños que nacen durante o después de guerras y desastres naturales.

ES URGENTE MEJORAR Y MODERNIZAR LA CALIDAD DEL REGISTRO

Aunque ha habido algún avance en determinados países, cifras tan escandalosamente altas ponen de manifiesto que es un problema de enorme calado y que existen numerosas barreras que hay que derribar: muchas personas no tienen ni idea de lo importante que es inscribir a sus hijos; lostrámites son muy complejos y pueden llevar meses; hacerse  con un certificado de nacimiento llega a tener un coste inasumible; a veces tienenmiedo a revelar datos sensibles por temor a ser discriminados cuando se conozca su raza o creencias.

UNICEF recuerda que esta realidad requiere de una actuación muy urgente, ya que es vital para garantizar los derechos de la infancia en el mundo. El foco hay que ponerlo en modernizar y mejorar la calidad y fiabilidad delRegistro Civil y de los datos estadísticos y demográficos; tener siempre en mente, a la hora de planificar acciones concretas, las razones por las que las familias no inscriben a sus hijos; y garantizar que la inscripción del nacimiento funcione correctamente.

Que sea gratis, permanente,accesible en cualquier zona de un país,abierta a todos los niños sin distincióny también confidencial, de manera que nadie sienta que la información que desvela puede comprometer su seguridad y dignidad.

Aunque mi post haya empezado con una anécdota simpática, estos datos no tienen gracia ninguna. Hay 230 millones de niños invisibles, a merced de todo tipo de abuso, violencia o explotación. Hay 230 millones de niños a los que sólo echará de menos su gente cercana, la que sabe a quién se parece, porque las autoridades y todos los que tienen que protegerles, no sabrán nunca de su existencia.