Día Mundial contra la Trata: ¿un negocio rentable?

Las cifras oficiales de víctimas de trata solo constituyen la parte visible del fenómeno, ya que se basan en datos proporcionados por las autoridades de los países en los que se produce. Las cifras reales son mucho más elevadas y desoladoras.

En el Día Mundial contra la Trata de Personas, desde UNICEF queremos recordar que 1,2 millones de niños son víctimas de este fenómeno cada año. Y estas cifras son, una vez más, las cifras oficiales, por lo que en realidad podrían ser muchos más. 

Nos enfrentamos a un negocio de miles de millones de euros que está creciendo, en el que el ‘coste’ de comprar y vender seres humanos no es muy alto y los riesgos son considerablemente menores comparados con el tráfico de drogas o armas. Hablamos de un negocio que viola los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, protegidos por el derecho internacional, en especial por la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

A pesar de que más del 90% de los paísesde todo el mundo tipifican como delito la trata de personas, todavía hay mucho por hacer. Muchos países han promulgado leyes nuevas o han actualizado las existentes desde la entrada en vigor en 2003 del Protocolo contra la Trata de Personas de las Naciones Unidas. Si bien este progreso legislativo es notable, no es suficiente.

DÍA CONTRA LA TRATA: UNA PRIORIDAD EN LA AGENDA 2030 DE LOS ODS

En UNICEF trabajamos en colaboración con gobiernosaliadossector privado y sociedad civil para fortalecer el entorno que protege a los niños y se apliquen políticas que les defiendan frente al abuso, la discriminación y la violencia, sobre todo en situaciones de máximo riesgo como las emergencias.

Y no estamos solos en este camino. Uno de los grandes logros de la nueva agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es la ambiciosa apuesta que hace por la infancia con metas que incluyen la erradicación del abusoexplotacióntráfico y todo tipo de violencia contra los niños. No todas las 169 metas hablan particularmente de la infancia, pero se palpa en el corazón de los 17 objetivos.

Otro de los grandes hitos de los ODS ha sido la inclusión del sector privado durante todo el proceso de desarrollo de los objetivos.  Por primera vez la alianza entre empresagobierno y sociedad civil se considerada fundamental para poder aplicar la política de cooperación y para mejorar la vida de los niños.

Es indiscutible, por tanto, que sin el concurso responsable y comprometido del sector privado no conseguiremos alcanzar ninguna de estas metas. Por ejemplo, millones de niños que son víctimas del trabajo forzoso o alguna forma de esclavitud, trabajan para el sector privado. Si conseguimos erradicar esta lacra y fortalecer el compromiso de colaboración de las empresas en proyectos de UNICEF, el alcance será mucho mayor. Pero es fundamental que su comportamiento sea acorde a los ODS.

DÍA CONTRA LA TRATA: EL PAPEL DEL SECTOR PRIVADO

Desde UNICEF, el Pacto Mundial de Naciones Unidas y Save the Children, desarrollamos en 2011 los Derechos del Niño y Principios Empresariales con el objetivo de facilitar el compromiso de las empresas con la infancia. Esta herramienta también puede facilitar la contribución del compromiso del sector privado a los ODS.

Los 10 principios identifican las acciones que las empresas deben llevar a cabo para prevenir los impactos negativos sobre los niños, así como las medidas voluntarias que pueden adoptar para promover los derechos de la infancia en su actividad directa, su cadena logística y las comunidades en que influyen. El principio nº 4, por ejemplo, hace especial referencia a la trata en el sector turístico sugiriendo “no usar instalaciones de empresas para crímenes de trata o explotación”.

Es fundamental que las empresas aumenten sus medidas de seguridad y que apliquen estos principios en todos sus ámbitos de actuación: desde inspecciones rigurosas en los lugares de trabajo en las que se mida las condiciones laborales de los mismos, hasta la formación de sus empleados para reconocer a las potenciales víctimas de trata y el protocolo a seguir en caso de detectar alguna irregularidad.  

Tenemos que cambiar la manera en la que los políticosactivistas y la sociedad piensan sobre cómo acabar con la violencia con el fin de crear un mundo más seguro para la infancia en el que ninguna forma de violencia hacia los niños sea justificable y en la que se priorice la prevención de la misma en las agendas de los gobiernos. Desde ahora y durante los próximos quince años tenemos la oportunidad de mejorar el mundo y el presente de los niños y niñas porque como dice Gabriela Mistral: “El futuro de los niños es hoy. Mañana será tarde.”

Post por Beatriz Muñoz y Alejandra Laborda, área de alianzas de UNICEF Comité Español