Cambio climático: cuando reciclaje y educación van de la mano

Una iniciativa de UNICEF en Costa de Marfil usa ladrillos de plástico reciclado para construir escuelas. Así reducimos residuos, luchamos contra la masificación de las aulas y ofrecemos ingresos a familias vulnerables.

Escuelas con ladrillos de plástico reciclado

22/11/2019

Olas de plástico en nuestros mares. Ciudades asfixiadas en una densa niebla. Colegios y parques cerrados. Las mascarillas, un utensilio más junto al paraguas y el abrigo. No es una distopía, es el presente. Estas imágenes son ya una realidad en muchos países; han atravesado fronteras, sucediendo en todos y cada uno de los continentes.

Las y los adolescentes son conscientes y, por eso, marchan contra lo que ya llaman “emergencia climática”. Su movilización por la defensa del planeta y contra la desidia medioambiental tiene muchas razones y no pueden ignorarse. La temperatura de la Tierra no ha dejado de aumentar en las últimas décadas y nunca antes lo había hecho tan rápido y de forma tan peligrosa. Tenemos que actuar, entre todas, entre todos; “sólo cabe esa opción”, como dice la joven activista sueca Greta Thunberg.

Ante esta situación, el equipo de UNICEF en Costa Marfil ha puesto en marcha un novedoso proyecto que, a la vez que trata de acabar con la masificación en las escuelas, protege y cuida el medioambiente dando una segunda oportunidad al plástico. ¿Reciclaje y educación tienen algo en común? Sí, es el aquí y ahora.

Como en otros lugares, el plástico campa a sus anchas en Costa de Marfil. En este país solo se recicla el 5% de este material, el resto permanece años y años contaminando el mar, los bosques y la sabana, el aire, pero también los barrios más pobres de la capital, Abijan. Esta mala gestión de los residuos afecta sobre todo a la salud de los más pequeños, provocando el 60% de los casos de diarrea, malaria o neumonía.

De querer poner fin a este grave problema nace la alianza de UNICEF con Conceptos Plásticos, una innovadora empresa que ha logrado crear ladrillos 100% hechos de plástico reciclado. El plástico, abandonado en calles y vertederos, se trata y recicla en una pionera fábrica que, a punto de abrir sus puertas, situará a África a la vanguardia del reciclaje.

Solución a la masificación de las aulas

“El material que obtenemos es más ligero, más resistente que el tradicional, además de barato y no inflamable”, me explica Óscar Méndez, uno de los fundadores de esta empresa. Estos ladrillos, producidos en Abijan, que se ensamblan fácilmente como piezas de Lego, servirán después para construir escuelas en las zonas donde más se necesitan, allí dónde difícilmente estudian más de cien alumnos por clase.

Pero, además, este proyecto no solo va a convertir estos residuos plásticos en un activo, sino que también vigilará todos los pasos de la cadena de producción de tal forma que se puedan mejorar las condiciones de pobreza y explotación que viven ahora muchas de las recicladoras, la mayoría mujeres.

La primera escuela hecha con este material ya ha sido inaugurada en Sakassou, un remoto pueblecito a más de dos horas de Abijan y al que sólo se accede a través de un empinado camino. A modo de piloto, se ha probado para analizar la acogida de esta novedosa construcción entre la comunidad escolar. En esta frondosa zona, los niños tenían que caminar, cada día, más de 7 kilómetros para ir a la escuela.

"A veces no íbamos a clase por la lluvia o, al volver, teníamos miedo de las serpientes, la oscuridad y otros animales”, me cuenta Kone, una de las niñas que ya ha hecho suya una de las aulas y, junto con sus compañeros, ha decorado con murales de vivos colores que muestra orgullosa.

En Sakassou, los retos siguen siendo muchos, pero el primer paso ya está dado. A principios del próximo año, habrá 30 clases más que tendrán la capacidad de acoger a unos 1.400 alumnos.

De regreso a Madrid, pienso en la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático (COP25) que acogerá la ciudad y que servirá para cerrar el Acuerdo de París y lograr que cada vez seamos más en la protección y cuidado del planeta, y con planes y soluciones integrales acordes a la magnitud de la crisis. “Porque el mundo se está despertando y viene el cambio, nos guste o no”.

Rocío Vicente

Especialista en Proyectos de Desarrollo y Acción Humanitaria de UNICEF Comité Español

Ayuda a los niños afectados por el cambio climático

Elige la cantidad que quieres donar, cada mes, durante 6 meses.

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | unidos@unicef.es