Ana Duato en un colegio de Haití: un día feliz

Por Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF España Varios miembros de UNICEF España estamos en Haití, en una delegación encabezada por nuestra inagotable y entusiasmada Embajadora Ana Duato, que está conociendo a niños y familias afectadas por el terremoto. Hoy estamos en el epicentro, en Léogâne. Las ruinas surgen entre la vegetación, a los lados de la carretera, y los haitianos nos hacen preguntas sobre la ayuda de la comunidad internacional.

Pero junto a estas dos instantáneas, que insisten en que aquí se ha producido una catástrofe sin precedentes, los haitianos luchan con una fortaleza y un empeño ejemplares por salir adelante, por sacar adelante a sus familias y por recuperar y reconstruir su país. No van a parar, buscan y encuentran todos los resquicios de vida. Sólo se preguntan si el resto del mundo les seguirá ayudando mientras lo necesiten. Hemos venido a una escuela afectada.Ahora las aulas son carpas, pero los niños siguen siendo niños. Son la fuerza de sus padres, son futuro y tienen derechos, en todas las situaciones.

Han vuelto a clase con sus uniformes impecables, con canciones y con ganas de abrir el cuaderno. En esta École de la Redemption han estadohablando y jugando con Ana Duato como si la conocieran de toda la vida y como si hoy fuera un día más. Pero un día feliz. Este regreso a la escuela es un paso enorme para este Haití. Sera progresivo, pero ya ha comenzado, con toda la energía y la ilusión de los niños. Vuelven los que ya venían antes, pero es una oportunidad para intentar que también vengan los que no venían antes del terremoto. UNICEF trabaja con decenas de organizaciones locales e internacionales y con el Gobierno de Haití para conseguir que las escuelas funcionen y que los niños puedan ir a clase cada día, bajo algún techo que les aisle del sol o la lluvia, con profesores y con sus materiales escolares. Lo estamos haciendo entre todos. El trabajo de UNICEF no sería posible sin el apoyo de la sociedad española. Lo que estamos viendo en Haiti sólo es posible gracias a los socios de UNICEF, gracias a miles de donantes, y gracias al Gobierno español, a empresas y a todas las entidades que han decidido contribuir a nuestro trabajo en Haití. UNICEF, junto con gobiernos y organizaciones humanitarias, consigue que los niños vuelvan a la escuela, que no sufran epidemias, que estén alimentados, y que existan medidas para evitar que sean víctimas de abuso o explotación.