Aïta y el lago que desaparece

 Aïta tiene 8 años y una petición que hacer a los mayores: que su lago no desaparezca nunca

 

Aïta y el lago que desaparece

 

Aïta Abakar, de 8 años, vive a orillas del Lago Chad. Antes vivía con su familia en una casa en una de las islas del lago, pero tuvo que huir a causa del terrorismo de Boko Haram. “No conozco otra cosa que mi isla, mi casa y la canoa de mi padre. La primera vez que me fui de mi casa fue cuando Boko Haram atacó nuestro pueblo. No sé si volveré algún día”. Sabe que el Lago Chad, que cuando su abuela tenía su edad era el cuarto lago más grande de África, está encogiendo desde hace años por la sobreexplotación y el cambio climático, y que podría desaparecer. Cuando le preguntan qué pueden hacer los niños para solucionarlo exclama: "¡No es justo! Ustedes, los mayores, tienen que ayudarnos. Quiero que el lago exista siempre”.

Aïta tiene razón en una cosa: ¿por qué pedimos a los niños que piensen soluciones a problemas que hemos provocado los adultos? La reacción de Aïta, aunque ella quizás no lo sepa, es una reacción lógica a la injusticia intergeneracional que sufren los niños y niñas a causa del cambio climático y otros problemas medioambientales, que están minando su derecho a la salud y al desarrollo.

"Quiero que el lago exista siempre."

Lago Chad: imagen del PNUMA basada en imágenes de la NASA
Lago Chad: imagen del PNUMA basada en imágenes de la NASA

 

En 1960, cuando la abuela de Aïta era una niña, el lago Chad tenía la misma superficie que la isla de Sicilia, siendo el cuarto lago más grande del mundo. En aquel entonces, regaba cuatro países: Níger, Chad, Nigeria y Camerún. El creciente consumo de agua del lago y de los ríos que llevan agua hasta él y la progresiva sequía a la que se enfrenta la región del Sahel, han reducido el lago a aguas pantanosas.

Los efectos medioambientales y sociales de esta situación son muy graves:

  • Deforestación: desaparecen los grandes árboles que vivían a orillas del lago.
  • Pérdida de biodiversidad y dificultades de supervivencia para las especies que vivían gracias al lago, como los peces o las aves migratorias.
  • Pérdidas económicas y de medios de subsistencia: de cosechas, de ganado y fin de la actividad pesquera en la zona.
  • Falta de acceso al agua potable para los habitantes de la zona.
  • Aumento del conflicto entre las poblaciones que viven del lago y entre diferentes actividades económicas (por ejemplo: entre pastores, agricultores y pescadores).
  • Desplazamiento del campo a la ciudad o migración a otros países.

 

Preguntas para el aula sobre esta historia de vida:
  •  ¿Dónde está el Lago Chad? ¿De dónde venía su agua?
  •  ¿Qué formas de consumo de agua pueden agotar un lago? ¿Conoces otros lagos que hayan desaparecido por sobreexplotación?
  •  ¿Por qué es importante proteger el medioambiente?
  •  ¿Qué papel juega el agua en la salud, el desarrollo, la educación y otros derechos?
  •  ¿Qué opciones de vida les quedan a quienes viven en los alrededores del Lago Chad?
  •  ¿Crees que es justo que se pida a los niños, niñas y adolescentes soluciones sobre problemas que han creado las generaciones anteriores?
  •  Aunque la situación no sea justa, ¿crees que los niños y niñas podemos hacer algo por el medioambiente?

 

 

 

¡Pon tu gota!

Cada año son más los centros educativos que ponen su gota por la salud y la educación en Níger. Participa organizando una carrera solidaria en tu centro. ¡Cada gota cuenta!

Descubre más