Tu ayuda es un refugio frente a la desprotección de la infancia

Te invitamos a descubrir todas las acciones que está llevando a cabo UNICEF para proteger los derechos de las niñas y los niños ucranianos durante este año de conflicto. Gracias a ti, millones de familias están recibiendo la ayuda que necesitan.

Imagen de un niño aprendiendo

Cuando en febrero de 2022 escuchamos en las noticias que había comenzado la invasión rusa en Ucrania, nadie podía imaginar que un año después seguiríamos hablando de esta guerra tan injusta. Desde ese fatídico día, millones de niños y niñas han visto cómo les robaban su infancia poco a poco: ya no pueden ir al colegio, jugar con sus compañeros en el recreo, celebrar su cumpleaños con sus amigos o, simplemente, disfrutar de un día tranquilo junto a sus familias. Algunos pudieron huir, pero aquellos que están viviendo de cerca los bombardeos son los que peor lo están pasando.

Muchos están sufriendo graves consecuencias en su salud mental. Es por eso que, desde UNICEF, y gracias a la colaboración de personas como tú, estamos centrando nuestros esfuerzos en prestar ayuda humanitaria de todo tipo, también psicosocial. A través de la creación de los Puntos de Encuentro Spilno, que significa “unidos” en castellano, estamos recorriendo todo el país para ayudar a los más pequeños a encontrar una red de apoyo que los escuche, los entienda y los ayude a gestionar este momento tan difícil. Durante este año, nos has ayudado a prestar apoyo psicológico a más de 3,3 millones de niños y niñas, como Nazar, que con solo 4 años está teniendo que enfrentarse a las consecuencias de este conflicto interminable.

Imagen de un niño en su visita a la psicóloga

Acompañamos al pequeño Nazar en una de sus sesiones con la psicóloga del centro.

Antes de que empezara el conflicto, Nazar era un niño muy activo e independiente. Sin embargo, todo cambió en julio del verano pasado, cuando un proyectil cayó muy cerca de su casa. En pocos segundos, vio como la metralla atravesaba las paredes y las ventanas se hacían añicos, provocándole múltiples heridas en las piernas tras la caída de los cristales rotos. Natalya, su madre, nos cuenta cómo fue ese momento: “Fue todo tan rápido… No escuchamos nada raro, solo la explosión, así de repente. Se nos taponaron los oídos, había humo por todas partes… Fue aterrador”.

Desde ese momento, la madre de Nazar supo que algo había cambiado en su hijo: “Se acurrucó en posición fetal y no había manera de que reaccionara. No podía ponerse de pie ni estirar los brazos ni las piernas. Se quedó en estado de shock sin entender lo que estaba pasando”, nos explica todavía atormentada por lo sucedido. Por suerte, las heridas del pequeño a causa de la explosión fueron meramente superficiales, pero ese momento había dejado una huella dentro de él mucho más profunda.

Imagen de un niño con su madre

"Mi hijo siempre había sido muy independiente, pero de repente, empezó a tenerle miedo a todo. Si alguien simplemente hacía un ruido con la silla, Nazar se ponía a gritar del susto. Le empezó a tener miedo a la oscuridad y ni siquiera podía ir al baño solo", nos cuenta Natalya.

Estaba claro que el pequeño necesitaba ayuda, pero la familia no podía permitírselo. Por suerte, personas como tú están haciendo posible que el pueblo ucraniano tenga acceso a la asistencia sanitaria y psicosocial que necesita a través de los Puntos de Encuentro Spilno. Natalya encontró en Járkov uno de estos centros y no dudó en llevar a su hijo para que fuera tratado por especialistas. Allí, un equipo de psicólogos trabaja con los niños afectados por el conflicto.

Nazar acude al Punto de Encuentro tres o cuatro veces a la semana y, desde el primer día, las sesiones están dando resultados positivos: “Se lo debemos todo a la psicóloga”, nos cuenta Natalya, “Ha vuelto a ser el de antes y ya no tiene miedo a estar solo. Y lo mejor de todo: allí puede relacionarse con otros niños que están pasando por lo mismo”. Como ves, estos centros de apoyo se han convertido en el refugio que necesitan los niños ucranianos para seguir adelante con sus vidas.

Imagen del pequeño Nazar junto a Oksana, la psicóloga del Punto de Encuentro de Járkov.

El pequeño Nazar junto a Oksana, la psicóloga del Punto de Encuentro de Járkov.

En UNICEF, llevamos más de 365 días colaborando sobre el terreno y dando apoyo a los niños y a sus familias en Ucrania. Trabajamos codo con codo con autoridades nacionales y locales y con organizaciones de la sociedad civil para proporcionar servicios de emergencia para la población más vulnerable.

A continuación, te contamos algunas de las iniciativas que estamos llevando a cabo gracias, entre otros, a tu participación en Unidos por Ucrania. Desde que empezó la guerra UNICEF ha proporcionado:

  • Material escolar y recursos de aprendizaje para 1 millón de niños.
  • Apoyo económico para suministros básicos para 224.000 familias.
  • Puntos de Encuentro Spilno que ayudan a diario a 500.000 niños y niñas.
  • Apoyo psicosocial y tratamientos de salud mental para 3,3 millones de niños y sus familias.
  • Estaciones de higiene y saneamiento para los más de 5,5 millones de personas que tienen dificultades para acceder a agua potable.
  • Kits de higiene que ayudan a proteger la salud de más de 1,6 millones de personas.
  • Medicamentos y material sanitario para 4,9 millones de personas que viven en zonas afectadas por el conflicto.
  • Asesoramiento y apoyo a 126.000 niños y niñas con necesidades especiales.
  • Medidas para prevenir y responder a la violencia de género para 400.000 mujeres y niños.

Queremos darte las gracias en nombre de los millones de niñas y niños ucranianos que están recibiendo tu ayuda cada día y te animamos a seguir colaborando con UNICEF. Como ves, tu ayuda llega. Juntos podemos hacer que los más pequeños crezcan en libertad y, sobre todo, en un pequeño oasis de esa paz que tanto deseamos que llegue.

 
© UNICEF/UN0605554/Remp
© UNICEF/UN0605554/Remp
© UNICEF/UN0605554/Remp