Ucrania: 731 días de emergencia humanitaria

Se cumplen dos años desde que comenzaran las hostilidades en el país, amenazando el bienestar de millones de niños, niñas y sus familias. UNICEF ha estado a su lado desde el primer día, junto a personas como tú que nos estáis ayudando a salvar vidas

 

Una madre y dos niños ucranianos caminando al lado de un edificio en ruinas

 

Cuando el 24 de febrero de 2022 recibimos la terrible noticia de que había estallado la guerra en Ucrania, jamás podíamos esperar que dos años más tarde seguiríamos inmersos en este terrible conflicto. A día de hoy, la invasión rusa sigue teniendo consecuencias fatales para los más jóvenes del país, con unas cifras aterradoras: 3,3 millones de niños y niñas necesitan ayuda urgente; 3,7 millones de habitantes se han vistos obligados a huir y ahora son desplazados internos, y 4,6 millones han conseguido volver a sus lugares de origen descubriendo que la vida tal y como la conocían ha dejado de existir.

Gracias a tu colaboración con Unidos por Ucrania, estamos centrados en garantizar que los más pequeños puedan disfrutar de servicios esenciales como la atención sanitaria, la educación, el acceso a agua potable y las instalaciones de saneamiento. A pesar del horror que están viviendo, todas estas iniciativas están haciendo que los niños y las niñas puedan mirar hacia el futuro con esperanza y, por eso, en el boletín de este mes queremos que conozcas algunas de estas historias con final feliz.

 

Las gemelas Sofía y Lisa, de 5 años, vuelven a asistir a clase

Dos gemelas ucranianas vuelven a clase en Ucrania

 

Una de las consecuencias directas del conflicto está siendo el cierre de las guarderías, colegios y centros educativos de las zonas más afectadas, lo que atenta directamente contra el derecho de la infancia a recibir una educación de calidad. Por eso, los equipos de UNICEF, a través de los puntos de encuentro Spilno, están garantizando que niñas desplazadas como Sofía y Lisa puedan seguir aprendiendo y jugando en un entorno seguro lejos de los estallidos y las bombas.


El pequeño Artem, de 5 años, ya tiene agua potable en casa

Un niño ucraniano lavándose los dientes en casa gracias a volver a tener agua potable

 

Uno de los primeros efectos de la guerra que sufrieron las familias de Járkov fue la falta de agua corriente. En uno de los bombardeos del ejército ruso, la instalación de saneamiento de la ciudad quedó totalmente destruida, dejando a la población sin suministro y exponiéndoles a enfermedades y al peligro de trasladarse a por agua. Sin embargo, gracias a UNICEF, 100.000 familias como la de Artem vuelven a disfrutar de agua potable en sus casas gracias a la reconstrucción de infraestructuras en la que hemos participado.

 

Vika (8 años) y Sasha (9 años) ya no pasan frío este invierno

Dos niños ucranianos con las cajas de ayuda humanitaria que está repartiendo UNICEF

 

Durante los meses de invierno, la población ucraniana se enfrenta a temperaturas bajo cero, una situación que pone en riesgo a las familias que viven en casas con graves daños o sin calefacción, centros de acogida o incluso refugios. Por eso, desde que llegó el frío, estamos repartiendo cajas de ayuda humanitaria que incluyen abrigos, mantas, guantes, calcetines, botas y todo tipo de ropa de abrigo para que los más pequeños dispongan de todo lo que necesitan en su día a día. 

 

Lev, de 3 meses, recibe en casa la visita de la matrona

Una madre ucraniana y su bebé reciben en su casa la visita de una matrona de UNICEF

 

Desde que empezó la guerra, más de cinco millones de mujeres y niños han recibido asistencia médica por parte de los equipos de UNICEF. Gracias al Programa de Visitas a Domicilio, una matrona puede ir a ver a Valeriya y al pequeño Lev para comprobar que ambos están bien después del parto, sin tener que salir de casa y ponerse en peligro. Además, las familias tienen acceso a sesiones de apoyo psicosocial para cuidar de su salud mental.


Los niños de Puzhaykove ya tienen comedor en su colegio

Niños ucranianos de una escuela de Odesa en el comedor del colegio

 

En tiempos de guerra, cuidar de la alimentación de los más jóvenes es una de nuestras principales prioridades, ya que son muchos los padres y madres que, tras haberlo perdido todo, no pueden alimentar a sus hijos. En esta escuela de Odesa, tu ayuda está llegando en forma de desayunos y comidas gratis para todos los niños y niñas que lo necesitan. Hasta el momento, esta iniciativa se está llevando a cabo en 967 colegios de todo el país, pronto llegaremos a muchos más.

 

La respuesta de UNICEF, en cifras

A pesar de todas las historias que acabas de leer, a medida que el conflicto se alarga y se intensifica, también lo hacen las necesidades de las niñas, los niños y sus familias. Por eso, desde UNICEF estamos centrándonos en atender de manera urgente a los más pequeños, tanto dentro de Ucrania como en las fronteras y en los países de acogida de los refugiados. Gracias a la colaboración de todos, solo durante el año 2023, conseguimos grandes logros como estos:

En Ucrania

  • Prestamos servicios de atención primaria a la salud a más de 5 millones de niños y mujeres.
  • Permitimos el acceso a seguro a agua limpia a más de 5,4 millones de personas que viven en zonas donde las redes están dañadas o destruidas. 
  • Proporcionamos suministros de higiene a más de 2 millones de personas.
  • Llegamos a más de 2,5 millones de niños y cuidadores con apoyo psicosocial y de salud mental.
  • Proporcionamos suministros educativos a más de 600.000 niños y niñas e involucramos a 1,3 millones de niños en educación formal y no formal.
  • Llegamos con ayudas en efectivo a más de 600.000 hogares

En los países de acogida a los refugiados:

  • Prestamos servicios de atención primaria de la salud a más de 300.000 niños y mujeres.
  • Permitimos el acceso a agua limpia a más de 20.000 personas que viven en zonas donde las redes están dañadas o destruidas.
  • Llegamos a más de 1,3 millones de niños y cuidadores con apoyo psicosocial y de salud mental.
  • Facilitamos el acceso a más de 1,2 millones de niños a educación formal y no formal

A su vez, en las fronteras hemos establecido espacios seguros para la infancia conocidos como Puntos Azules, más de 40, donde se pueden atender las necesidades más urgentes de los niños y sus familias.

Sin tu colaboración con Unidos por Ucrania, resultados de esta magnitud serían imposibles, por eso queremos hacerte partícipe de todo lo que estamos consiguiendo para mejorar la vida de aquellos que lo han perdido todo. Desde UNICEF, insistimos en pedir un alto al fuego inmediato, pero hasta que ese ansiado día llegue, contamos contigo para seguir protegiendo los derechos de las niñas y los niños ucranianos más vulnerables.

 
© UNICEF/UN0605554/Remp
© UNICEF/UN0605554/Remp
© UNICEF/UN0605554/Remp