Políticas y alianzas a favor de la infancia

UNICEF trabaja siempre en COLABORACIÓN CON LOS GOBIERNOS Y con otras organizaciones para lograr que las políticas Y LOS PROGRAMAS logren el máximo alcance Y EFECTIVIDAD POsible.
 

Ver video

Los problemas que afectan a la infancia son tantos y de tanta complejidad, que es imposible abordarlos desde un único frente. UNICEF trabaja con gobiernos, instituciones públicas y privadas, empresas, organizaciones de desarrollo, grupos de la sociedad civil y con las propias comunidades beneficiarias, para poder garantizar que se adoptan las soluciones más adecuadas, sostenibles y duraderas.

Crear y mantener esta alianzas es una de las prioridades del trabajo de UNICEF.Gran parte de nuestros esfuerzos como organización de defensa de derechos se centra en el desarrollo de políticas públicas, la financiación de proyectos, la negociación y la coordinación de actividades con otros agentes e instituciones.

UNICEF realiza esta labor tanto en países en desarrollo como industrializados. Como consecuencia de la crisis económica, un creciente número de países ha adoptado medidas de austeridad fiscal, lo que ha aumentado el riesgo de una reducción de la prestación de servicios y protección social. Por ello, UNICEF ha ampliado sus intervenciones para promover políticas y alianzas por los niños más pobres y vulnerables.

Acción de UNICEF y sus aliados en 2014:

Estos son algunos de los logros conseguidos por UNICEF y sus aliados en materia de promoción de políticas y alianzas por los derechos de la infancia en 2014 gracias al apoyo de sus socios, donantes y colaboradores:

  • Un total de 101 países adoptaron las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño en su legislación nacional.
  • 92 países adoptaron medidas para que los niños y adolescentes participen en el desarrollo de planes a nivel nacional, autonómico y local. 
  • Aprobación en Malawi de una ley de Matrimonio, Divorcio y Relaciones Familiares que prohibe el matrimonio infantil y eleva la edad mínima para poder casarse sin el consentimiento de los padres a los 18 años.